El vínculo entre Art Rooney y Charles Bidwill y el caso de los Steelers emigrados a Cardinals (2a parte)

-Por Juan Manuel Arróniz

La perseverancia de la familia Rooney rindió dividendos en la década de los 70s. Con Dan y Art Rooney Jr como los principales arquitectos y dirigidos por Chuck Noll, los Acereros convirtieron el draft en su principal fábrica de campeonatos.

Buddy Parker, uno de los predecesores de Noll, era famoso por su repulsión al reclutamiento colegial. De hecho, canjeó casi todas las selecciones que tuvo durante sus ocho años como coach; odiaba trabajar con jóvenes. Todo cambió a partir de 1969.

Art Rooney Jr, su nuevo entrenador y un nunca bien ponderado Bill Nunn dedicaron todos sus esfuerzos a encontrar diamantes en bruto alrededor del país, en especial aquellos provenientes de universidades históricamente negras del sur. En el 69 llegaron Joe Greene, Jon Kolb y L.C. Greenwood, en el 70 Terry Bradshaw y Mel Blount. Pero lo mejor estaba por venir.

En 1974 Pittsburgh realizó el mejor draft de la historia. Hay cinco miembros de aquel reclutamiento en el Salón de la Fama, cuatro fueron tomados por los negro y oro en las primeras cinco rondas. Lynn Swann, Jack Lambert, John Stallworth y Mike Webster eran las piezas faltantes en el rompecabezas. Por si fuera poco, los Steelers se dieron el lujo de firmar a Donnie Shell como agente libre proveniente de la Universidad Estatal de Carolina del Sur para completar la faena.

Cuando los Steelers levantaron su cuarto Lomabrdi, los Cardenales tenían dos décadas jugando en San Luis, Misuri, sin que los resultados les favorecieran. Habían llegado a la ciudad tras una serie de acontecimientos. Primero, la muerte de Charles Bidwill dejó como dueña a su esposa Violet. Ella se casó con su asesor financiero, Walter Wolfner un par de años después y finalmente decidieron mudar al equipo para evitarse conflictos con los Osos.

Con el fallecimiento de Violet en 1962 vinieron más problemas. Wolfner trató de hacerse con el equipo de forma sucia. Anunció en el tribunal de sucesiones que Bill y Chales Bidwill Jr eran adoptados (ellos no lo sabían) y que dicha adopción había sido ilegal. Finalmente, un juez decretó como dueños a los hermanos.

En 1972, Bill se hizo con la propiedad exclusiva al comprar la parte de Charles. Fungió como el dueño hasta su muerte el año pasado. Ahora los cardenales son propiedad de su hijo Michael.

A pesar de los pobres resultados, Bill siempre fue respetado dentro y fuera de la NFL. Se lo recuerda como un tipo tímido, comprometido con el estado de Arizona y que sabía mantenerse al margen. Como Art Rooney, nunca fue un dueño dado a criticar las decisiones de los entrenadores, jamás salió enfrente de las cámaras a mostrar su disgusto con alguno de sus jugadores.

Bill Bidwill

No será recordado como un ganador, sin embargo, hizo grandes cosas por la liga. En 2010 una organización lo premió por su extraordinaria labor en pro de la diversidad en la NFL. La Rooney Rule, por su parte, le ha permitido a entrenadores y directivos pertenecientes a las minorías encontrar un lugar en la liga.

Tanto Bill Bidwill como Art Rooney se preocupaban por el bienestar de su equipo más allá del terreno de juego. Los resultados deportivos nunca fueron lo más importante para ellos, antes estaba el bienestar de la comunidad. Los Acereros ganaron campeonatos en gran medida por la labor de los hijos del dueño, los Cardenales no corrieron con la misma suerte, quizá porque nunca fueron capaces de encontrar las piezas para un buen funcionamiento.

Como le sucedió a su padre, Bill murió sin ver a su equipo campeón. Sin embargo, los vio llegar a su único Super Bowl en 2009, 21 años después de haberlos llevado a Arizona con la promesa de un nuevo estadio y mejores entradas.

Los Phoenix Cardinals nacieron en 1988 y jugaron en el Sun Devil Stadium de la Universidad Estatal hasta el 2005. El cambio no resultó como se esperaba, las entradas siguieron siendo pobres en un estadio al aire libre que le hacía honor a su nombre con insoportables temperaturas. Los resultados tampoco acompañaron – solo en 1998 pasaron a playoffs con un gris 9-7.

Para 2006 pasaron a jugar en el novedoso University of Phoenix Stadium en Glendale (ahora llamado State Farm Stadium). No fue ninguna sorpresa que el recinto se inaugurara jugando contra Pittsburgh un encuentro de pretemporada el 12 de agosto. Dan Rooney mencionó entonces que les gustaba permanecer cerca del área durante los partidos de preparación, pero por Bill estaban contentos de viajar a Arizona.

Un año después vencerían a los Acereros en la semana cuatro, ya con Ken Whisenhunt como entrenador y con los linieros Chukky Okobi y Keydrick Vincent. Sería un aperitivo de cara al Super Tazón XLIII en Tampa Bay, y el inicio de un interminable intercambio de jugadores y entrenadores en temporadas por venir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .