FRÍOS NÚMEROS: El laberinto de mármol (3a parte)

-Por Roberto Zúñiga T.

ENTRE OFENSIVA ESPECTACULAR O DEFENSIVA DE CAMPEONATO…

Amig@s de Steelers 360 y Steeler Nation México… Escribió el poeta francés del siglo XX Paul Valéry… “Los dioses facilitan el primer verso… lo demás, lo escribe el poeta…” 

1982 es un año clave en el desarrollo de la historia de los Pittsburgh Steelers pero al mismo tiempo, es el parteaguas de una revolución estratégica de la que Noll, será parte fundamental. 

Chuck Noll ha comenzado fuertemente trabajando durante el off season de 1982 desoyendo las voces que lapidan el desempeño del equipo convencido del potencial estratégico y de personal -dentro y fuera de la cancha-, con el que cuenta en este momento.  

Tiene en mente nuevas variantes defensivas que marcarán una nueva era para los Steelers y que -al mismo tiempo-, lo harán vivir una carrera contra reloj enfrentado a los genios y dioses estrategas que -como él-, se enfrascarán en una dura lucha sin cuartel por descifrar los nuevos y acelerados tiempos que marcarán sus destinos. 

En este capítulo, haremos un breve pero relevante paréntesis al desarrollo de nuestra trama principal para poner en contexto esta mística batalla entre Chuck Noll y los genios de los 80´s que finalmente, será el preludio de su propia prisión mental y emocional al interior de su magnífica obra y dará comprensión a sus últimos años al frente del equipo.

Debo comenzar señalando que la lucha estratégica desde inicios de los años 30´s hasta finales de los 60´s fue también una era de brillantes estrategas pero cuya filosofía tradicional y conservadora devolvía todas sus innovaciones de una forma más lenta y progresiva para su asimilación y adaptación.   El primero que da un salto cualitativo estratégico vertiginoso es el mismo Chuck Noll durante los 70´s con sus innovaciones a la defensiva 43 que resultan en un mayor y meteórico éxito en un menor espacio de tiempo que el de cualquiera de sus antecesores en una liga con más rivales y mucho más competitiva. 

Sin embargo,  la mentalidad progresista de muchos nuevos genios estrategas durante los 80´s se convierte en una carrera contra el tiempo donde la evolución de sus nuevas filosofías es sorprendentemente brillante y al mismo tiempo sumamente volátil, por lo que -adaptarse para competir contra ellos-, se torna para genios más conservadores como Tom Landry, Chuck Noll o Don Shula en un desafío sumamente demandante siendo los únicos de la vieja guardia a la altura contra esta nueva brillante generación pero que no contaron -por diferentes motivos y circunstancias-, con los elementos de talento necesarios para balancear sus equipos y poder alcanzar nuevamente el éxito.

De los tres, Don Shula será quien saque los mejores réditos gracias a su alta capacidad adaptativa y -a pesar de que contará con uno de los QB´s más talentosos de todos los tiempos-, jamás vera coronado sus esfuerzos a pesar de que tomará lo mejor de sus dos más grandes rivales manteniendo la competitividad al más alto nivel siendo el único de los tres en regresar a un SB en dos ocasiones (82/84). 

Tom Landry logrará equipos altamente competitivos que no podrán dar el salto cualitativo en finales de campeonato de la NFC pagando un alto precio por lo cuadrado de sus fundamentos y encontrando en Bill Walsh a un poderoso némesis, al tiempo que extrañara profundamente a su otrora estrella   a   quien las conmociones -y el propio carácter de Landry-, orillaron al retiro. 

Chuck Noll, dará nuevamente muestra de su genialidad y dominio estratégico defensivo marcando la pauta a toda la liga siendo el único de la vieja guardia que sentará fuertemente un precedente formativo, pero entrará en fuertes polémicas con la mentalidad de una nueva generación de pupilos a los que les costará mucho adaptarse y aceptar su dura y disciplinada metodología mientras busca al mismo tiempo, a un QB que se adapte al sistema Steeler. 

La reconstrucción de varias franquicias de la NFL ésta marcada en esta era por la aparición del flamante campeón defensor, los San Francisco 49´ers.  A diferencia de Coryell, Bill Walsh demostró con el campeonato de 1981 la valía de su nuevo y espectacular modelo a seguir a toda la liga convirtiéndola en un producto sumamente atractivo.  Sin embargo, la aparición de la ofensiva de la Costa Oeste marca también el inicio de una lucha sin cuartel entre estrategas que buscan contrarrestar rápidamente su creación, abriendo paso al gran debate entre genios… ¿ofensiva explosiva o defensiva dominante?

A la par de San Francisco otra vieja franquicia fundadora de la NFL comenzará a recuperar sus viejas glorias del pasado sin que hubiera -hasta entonces-, podido capitalizar el salto cualitativo viviendo épocas difíciles en los últimos años, pero su dueño acaba de dar un golpe magistral a sus aspiraciones contratando para la temporada de 1981 al joven y más brillante ex alumno de Don Coryell… El legendario genio ofensivo HC HF Joe Gibbs… los WASHINGTON REDSKINS.

Joe Gibbs llega a la NFL para la campaña del 73 como Back Field Coach de los St. LOUIS CARDINALS bajo el mando de Don Coryell.   En 1977 pasa como OC con el joven equipo de expansión los TAMPA BAY BUCHANEERS donde descubre a un brillante QB afroamericano y lo recomienda ampliamente para ser el titular y nuevo referente de la franquicia: Doug Williams

By Barbara Kinney

En 1979 su querido mentor universitario y profesional lo invita a formar parte de su staff como OC en los SAN DIEGO CHARGERS donde se pone a la cabeza del proyecto ofensivo de Coryell y revolucionan la liga con un espectacular circo aéreo.

En 1981, el dueño de los WASHINGTON REDSKINS, -el legendario Jack Kent Cook-, lo contrata como HC y lo apoya dándole total libertad creativa convirtiendo a los REDSKINS en un auténtico laboratorio ofensivo que dará paso a la construcción de una legendaria y poderosa dinastía durante los años 80´s y quien competirá abiertamente con los 49´ers de Walsh por la hegemonía de la NFC y la NFL de su época.

En Washington, Joe Gibbs comienza a estudiar profundamente una nueva y brillante estrategia de juego terrestre que revolucionara ofensivamente la época y que basa su éxito en una muy pesada pero sorprendentemente ágil OL que realiza movimientos de engaño sin precedente…  la historia los conocerá como “Los Cerdos” encabezados por el C Jeff Bostic, el OG HF Russ Grimm, el OT Brian May, él OG Joe Jacoby y el OT Raleigh Mackenzie.  

Gibbs desarrolla una serie de geniales variantes para la OL siendo la más exitosa la conocida como “counter trey” donde la línea se desplaza sincronizadamente -después del snap-, en dirección lateral al contra flujo de la jugada del back field dejando sin marcación al último DE contrario mientras que el OT opuesto sale en apoyo de bloqueo en dirección contraria a sus compañeros de línea con lo que engañan y -al mismo tiempo encabezan- un pesado pero demoledor ataque terrestre basado en un tándem de RB´s lidereados por el HF John Riggins, George Rogers y Earnest Byner.   

Cuando el perímetro y la secundaria se ven obligados a bajar para intentar detener al pesado ataque,  Gibbs desarrolla al mismo tiempo un sistema de ataque aéreo profundo que utiliza ágiles pero no muy altos WR´s cuya velocidad y bajo centro de gravedad complican mucho a los S´s  y a los DB´s en su cobertura y que serán conocidos como los “Pitufos” encabezados por el HF Art Monk, el HF Charley Taylor, Charlie Brown, Gary Clark y Ricky Sanders. Por si esto fuera poco, es el primero en formar a 3 WR´s en un solo costado de la formación lo que confunde fuertemente a las defensivas que no alcanzan a tiempo a ajustar sin saber por dónde y cómo los van a atacar.

Gibbs es también creador de una formación de hasta doble o triple TE´s encabezados por su joven estrella Clint Didier y el veterano Rich Caster  como antídoto para neutralizar a quien es considerado unánimemente por todos los expertos el mejor y más dominante LB de todos los tiempos… el legendario HF de los NY GIANTS Lawrence Taylor consciente de que ningún FB o TE -por si sólo-, podían bloquearlo y ninguna OL contenerlo.  

De 1981 a 1992, Gibbs lega dos profundas enseñanzas a toda la liga.  La primera, es que debe desarrollarse un nuevo tipo de OL más pesada y atlética con la cual poder dominar la línea de golpeo y que sea capaz de alcanzar el 2do nivel defensivo al tiempo que marca el rumbo de una nueva era de ataque terrestre donde crea una formación con un solo RB de poder conocido como H-back cuyo éxito se basa en el poderoso embate de engaño de los “Cerdos”.  

La segunda -y definitivamente la más importante-, demuestra a todos que el sistema es tan eficiente, que no requiere de un QB “elite” que juegue con números impresionantes, basta que sepa administrar correctamente la ofensiva sin cometer errores y la prueba más contundente es que Joe Gibbs es el único HC en la historia que ha conseguido 3 Vince Lombardi en cuatro apariciones en el gran juego utilizando a tres diferentes QB´s, Joe Thiesman (82-83), Doug Williams (87) y Mark Rypien (92) todos apoyados por un demoledor juego terrestre y una impresionante y flexible defensiva totalmente delegada a uno de los más brillantes DC de todos los tiempos: Richie Petitbon que fue encabezada por el DT Dave Butz, el DE Dexter Manley, el DB HF Darrell Green y el LB Monte Coleman

Es muy remarcable que el primer campeonato que consigue Joe Gibbs en 1982 se da apenas en su segundo año al frente de los Redskins y ligará un segundo SB en 1983 con un equipo sumamente poderoso y balanceado que termina con un récord de 14-2 con el que perderá -sorpresivamente-, el gran juego al subestimar al legendario HC Tom Flores en el que será el último campeonato de los LA Raiders.  Gibbs fue, -sin lugar a duda-, el más duro y digno rival de Bill Walsh y al que incluso, supero en apariciones de SB.

La carrera estratégica defensiva también se ésta desarrollando fuertemente en Chicago, donde un joven y explosivo HC ésta comenzando a cambiar el rostro de otra legendaria y fundadora franquicia de la NFL con resultados que marcarán un modelo -aunque efímero-, de época a nivel defensivo y todo de la mano de su polémico y desafiante DC Buddy Ryan…  el alumno estratégicamente más infravalorado de Tom Landry pero el único que gano un SB… el HC HF Mike Ditka.   

James David “Buddy” Ryan había sido el responsable de la formación de extraordinarias DL´s como la de los campeones NY JETS en 1969 así como también contribuyo al éxito de los “Come hombres Púrpuras” en los MINESSOTA VIKINGS de la década de los 70´s.  Por su parte, Mike Ditka fue un dominante TE quien es reconocido como el 3ero mejor de todos los tiempos por muchos expertos siendo campeón con los Dallas Cowboys en el SB VI, campeón a las órdenes de Landry como AHC en el SB XII y compartirá con el legendario HC Tom Flores ser los únicos que han logrado también ser campeones como HC alcanzando el éxito en el SB XX.

En medio de una titánica lucha de egos, Ryan y Ditka han perfeccionado una variante defensiva sumamente interesante y la que es -por mucho-, la única que se ha acercado más en nivel, calidad y dominio a la gloriosa CORTINA DE ACERO de Chuck Noll… los “Monstruos del Midway”LOS CHICAGO BEARS

(Photo by Focus on Sport/Getty Images)

Buddy Ryan desarrolla una pesada y asfixiante formación conocida como “defensiva 46” con 4 DL´s, 3 LB´s y 4 DB´s que juegan cargando la línea defensiva hasta con 7 elementos que confunden a los OL rivales cerrando prácticamente todos los espacios de desarrollo y salida del back Field contrario que no dan tiempo de nada a las ofensivas rivales encabezadas por el legendario LB HF Mike Singletary, el LB Wilbur Marshall, el DE HF Richard Dent y el pesado y versátil DT William “el refrigerador” Perry a quien Ditka -como ardid-, llega a ocupar incluso como FB en formaciones jumbo ofensivas en el end zone al tiempo que cuenta con una de las más icónicas leyendas de este deporte… el inmortal RB HF Walter Payton en el ocaso de su brillante carrera.    

Las diferencias irreconciliables entre Ryan y Ditka -así como los constantes pleitos por la autoría de la defensa-, provocan la salida de Ryan de los Bears en la temporada de 1986 así como la salida de jugadores defensivos clave –(Wilbur Marshall será nuevamente campeón con Gibbs en Washington)-, marcarán a este equipo como “one hit wonder” en 1985 y que -sin embargo-, fueron un serio equipo contendiente entre 1982 hasta 1992 bajo la dirección de Mike Ditka y que soportaba su éxito en la capacidad de rápida lectura y genialidad de Mike Singletary.   A pesar de las disputas, ninguno de los dos pudo volver a alcanzar el éxito en futuros proyectos siéndole reconocida la autoría de la formación defensiva 46 a Ryan y con la que marco el liderato en 1985, de todos los departamentos defensivos de la liga con su poderosa unidad.

Chuck Noll había sidodurante muchos años-, él némesis de Bill Walsh como QBC/OC en los CINCINNATI BENGALS que nunca pudieron en los 70´s dar el salto cualitativo ante él dominio abrumador de Pittsburgh.  La creación de la Ofensiva de la Costa Oeste fue el brillante antídoto de Walsh en respuesta a la CORTINA DE ACERO de Noll y su dominante defensiva 43.   Chuck Noll ésta plenamente consciente de ello y -para él-, es momento de devolverle la cortesía a Walsh.

Noll sabe que el éxito de las variables de su formación 43 se basaban principalmente en el talento desarrollado de la que es -por mucho-, la mejor DL de todos los tiempos así como el eficiente trabajo de su cuerpo de perímetro que ha lidereado en intercepciones la liga y que permite el trabajo de “flotación” de su LB estrella Jack Lambert así como a su otro LB estrella Jack Ham trabajar como un eficiente “espejo monitor” de los QB´s rivales.   Sin embargo, la rotación de personal -y el duelo contra Bill Walsh de la temporada pasada-, sienta los argumentos suficientes para su revisión al volverse un sistema defensivo sumamente difícil de sostener durante todo un partido tratando de cerrar los espacios en franca persecución de múltiples objetivos y que es en varias ocasiones superado por líneas ofensivas más pesadas y versátiles. 

Al reducirle los espacios a San Francisco, se da cuenta que el primer paso para desarticular a una ofensiva de esta naturaleza es provocar el error del QB al tiempo que debe compensar la desventaja numérica que enfrentar a los TE´s y a los RB´s saliendo por pases laterales o al underneath representa sin que esto implique descuidar la defensa del juego terrestre. 

Trabaja durante semanas encerrado tanto en casa como en la oficina con Widenhofer, Perles, Dungy y Greene trabajando en las variaciones de una defensiva base creada en los 40´s por el HC de Oklahoma University Bud Wilkinson e introducida a la NFL por el DC Chuck Fairbanks con la que los MIAMI DOLPHINS en el 72 fueron el primer equipo en ganar un SB con ella… “formación defensiva 34” que -bajo las magistrales innovaciones de Noll-, será pilar y marca registrada de la casa Steeler hasta nuestros días.

Ante los retiros de Greene, Greenwood y Banaszak, desarrolla ahora las variables de una formación con sólo 3 DL´s anclados por su joven y confiable veterano DT Gary Dunn y quien será apoyado por únicamente 2 DE´s, Tom Beasley y el joven John Goodman.

Noll y sus generales detectan que el secreto ante las veloces ofensivas deberá será provocar el error de los QB´s rivales al tiempo que cierren el espacio de cobertura en el perímetro por lo que -el secreto de su éxito-, será ahora una formación de 4 LB´s donde los internos (ILB), cumplirán con la función de espejo y flotación al mismo tiempo, siendo el más pesado quien contrarrestará el bloqueo y el más ligero seguirá el desarrollo de la jugada permitiendo incluso sus blitz entre los espacios dejados por la línea ofensiva cargando con el peso de la detención del juego terrestre o convirtiéndose en el sobrante de hasta una doble marcación por aire al underneed contra los TE´s y los RB´s. 

Los LB´s externos (OLB) cumplirán una función de constante presión al back field que tienen como objetivo al QB y a los RB´s detrás de la línea buscando el sack o provocando el error tratando de evitar que la jugada se ejecute rápidamente.   Así mismo, Noll reduce el espacio bajando a los S´s escalonados en 5 o 6 yardas apoyando a los LB´s donde los CB´s tendrán más oportunidad en las coberturas de zona y personales facilitando el trabajo al FS y dando oportunidad al SS quien ahora cubre una menor distancia al intentar blitz relámpago y que pueden replegarse rápidamente hacia atrás en caso de que algún objetivo rebase el segundo nivel.  Esta magistral estrategia permite -al mismo tiempo-, presionar al back field, reducir aún más las zonas de cobertura y mejores y más rápidos ajustes contra el pase o la carrera, donde en el perímetro, Donnie Shell y Mel Blount lucirán mejor apoyados por un más experimentado Ron Johnson y el sorprendente talento é instinto del novato de 2do año Dwayne Woodruff.

(Photo by George Gojkovich/Getty Images)

  

Lidereando al cuerpo de apoyadores ILB el ”Conde” Jack Lambert anclará la secundaria apoyado por el experimentado Loren Toews y se rotarán en 3era y largo con el joven, veloz y talentoso David Little mientras que los OLB serán dirigidos -algunas veces desde el side line-, por un muy golpeado pero experimentado Jack Ham aprovechando la velocidad y experiencia de Robin Cole así como la velocidad de un modelo de apoyadores adelantados a su época… el altivo y feroz novato recién desempacado del colegial y de impacto inmediato… Mike Merriweather y del veloz y efectivo Brian Hinkle

El éxito de esta nueva formación es de impacto inmediato, permitiendo a Pittsburgh llegar nuevamente al playoff en 82 e incluso a la final de la AFC en 84 donde los errores ofensivos y la sorprendente velocidad de lanzamiento del QB HF Dan Marino a sus pequeños pero veloces receptores sobre el joven perímetro Steeler, marcarán la última aparición en playoff de Pittsburgh que esperará para regresar a estas instancias 8 largos años.  Sin embargo, la formación base defensiva 34 llega para quedarse y será el pilar que sostendrá a los Steelers durante mucho tiempo llevándolos incluso -en futuras épocas-, a liderear la liga defensivamente con nuevos baluartes en la CORTINA DE ACERO.   Es tal el éxito de las innovaciones de esta formación, que rápidamente es adaptada por la liga convirtiéndose en el antídoto perfecto a la Ofensiva de la Costa Oeste que obliga a Walsh a ajustar constantemente para enfrentar a sus rivales y que sufrirá una sequía -después de 84-, de 4 años antes de poder volver a un SB.

En Nueva York, dos estrategas defensivos también apostarán fuerte al ver el potencial de la formación defensiva 34 de Noll.  Apoyados por el talento de uno de los cuerpos de apoyadores más versátiles y dominantes de todas las épocas.  HC HF Bill Parcells, es un dinámico pero explosivo genio que da muestra de su gran capacidad de liderazgo manteniendo a raya el carácter de un volátil y agresivo LB que encabeza a la famosa “Demoledora azul” HF Lawrence Taylor quien es acompañado por el OLB HF Harry Carson, el ILB Carl Banks y el OLB Leonard Marshall.   Parcells es también apoyado por un joven pero brillante DC que estará destinado en un futuro a dominar la liga -como ningún otro-, y quien es un maestro del “copy paste” de diferentes modelos defensivos… el siempre polémico y controversial Bill Belichick.  

Realmente, el éxito de la formación 34 de los Giants ésta basado en una DL muy pesada pero que es increíblemente atlética capaz de pelear de tú a tú la trinchera y que permite la total libertad de movimiento a Lawrence Taylor quien revoluciona definitivamente la posición con una impresionante capacidad físico-atlética que gana casi siempre una rápida separación de los pesados linieros ofensivos convirtiéndose en el terror de la liga.  

El equipo de Parcells -fuera de su poderosa defensiva-, nunca fue brillante o espectacular, sin embargo, como estratega supo plantar cara a los poderosos equipos de la NFC en finales de conferencia y de la AFC en SB´s sacando provecho de sus limitadas ofensivas que fueron lo suficientemente eficientes bajo su mando haciendo justo lo necesario para la consecución de su éxito.  La implementación de la defensiva 34 en los NY GIANTS, fue uno de los escollos más grandes que tuvo que superar Bill Walsh en sus aspiraciones  cortesía de Chuck Noll y su genio defensivo.    Bill Parcells lega las bases de un nuevo análisis y estudio previo de sus rivales que -con un innovador análisis algorítmico-, desarrolla un modelo de academia estratégica que dará a los Gigantes 2 títulos durante todo esta era y marcará significativamente la forma de leer este deporte durante la década de los 90´s hasta nuestros días.

Bill Walsh en San Francisco es un académico, disciplinado y estudioso HC que toma siempre nota del constante movimiento de la liga, siendo quien mejor se adaptará a las condiciones.  Adoptará las revolucionarias ideas de Gibbs y conformará una pesada pero dinámica OL que brinde mejor protección a su activo más valioso desarrollando al mismo tiempo las ideas de Coryell sacando provecho del TE.  Tomará el modelo defensivo 34 de Noll alternándolo en un híbrido con la formación 43 tomando el modelo de pesada DL de Parcells con un talentoso cuerpo de apoyadores semi pesados y no reducirá tanto el descenso del perímetro como Noll… a diferencia de todos los demás, apuesta por calidad y talento vs tamaño y movilidad armando a su brillante QB con quien es -por mucho-, el más brillante WR de todos los tiempos… HF Jerry Rice

Bill Walsh jamás renuncio al principio ofensivo que tanto éxito le dio, pero entendió -lo mismo que Joe Gibbs-, que la base del éxito debía fundamentarse en la defensiva y no en la ofensiva.  Ambos genios apostaron por el perfecto balance de los modelos más exitosos en ambos lados del balón que les permitieron dominar la liga y a Walsh, prevalecer finalmente sobre Gibbs.  A diferencia de todos sus rivales Bill Walsh -con tres títulos invicto en SB-, prevalecerá en la cima durante algunos años con un equipo tan perfectamente balanceado que -a su retiro en 1989-, su DC George Seifert, dará continuidad al mismo esquema llevando a San Francisco a la consecución de su 4to (89) y 5to títulos (95) con pocas modificaciones y al último, incluso con un QB distinto.

Los equipos de la AFC apostarán -en su mayoría-, a copiar las tendencias ofensivas marcadas por Walsh y Gibbs durante los años 80´s privilegiando el juego aéreo y terrestre que permitirán a grandes estrategas como Don Shula con los MIAMI DOLPHINS, Dan Reeves de los DENVER BRONCOS y -con 2 diferentes HC al mando-, a los CINCINNATI BENGALS que llegaron al gran juego ofreciendo dos muy parejas batallas a Walsh y los 49´ers primero con él HC Forrest Gregg y después con él HC Sam Wyche.   Entre todos se alternaron el dominio de la AFC e intentaron competir abiertamente contra la NFC con equipos sumamente talentosos pero que apostaron a un sistema de Líneas tanto ofensivas como defensivos más ligeros, buscando versatilidad pero que fueron dominados por los equipos más pesados y atléticos de la NFC en la disputa de campeonatos. 

Marty Schottenheimer de los CLEVELAND BROWNS es el más claro ejemplo de un brillante genio estratega de esta época que jamás pudo alcanzar el gran partido a pesar de contar con equipos sumamente talentoso quedándose en dos ocasiones en la final de la AFC con Cleveland y una más con los KC CHIEFS a pesar de tener a Joe Montana en el ocaso de su carrera.  

Sin embargo, existió un equipo dinastía NO campeón de SB de la AFC y quien llevo al límite de la perfección muchas de las estrategias de Noll, Walsh y Gibbs… el legendario HC HF Marv Levy de los BUFFALO BILLS quien aposto a un prodigioso pasador, el QB HF Jim Kelly y a un demoledor DE HF Bruce Smith el peso estratégico de su equipo llevándolos consecutivamente a 4 SB con equipos sumamente equilibrados y que estaban en condiciones de pelear de tú a tú con las hegemónicas dinastías de la NFC.  Lamentablemente, perdieron en todas sus apariciones ante los equipos de Parcells, Gibbs y dos veces ante el revolucionario HC HF Jimmy Johnson.

Chuck Noll fue el primero -10 años antes que Walsh y Gibbs-, en visionar y aplicar este principio de equilibrio que le permitió dominar la liga con los Pittsburgh Steelers durante los años 70´s.  Tuvo en sus manos a una brillante generación de talento único que -alineado con su genio-, se convirtieron en la más laureada y reconocida dinastía de todos los tiempos y que llevó a Canton, Ohio a 10 miembros de una sola generación repartidos equilibradamente en ambas unidades donde siempre fue la defensiva quien marco el rumbo y lo seguirá haciendo como prioridad por muchos años más.

Lamentablemente, Chuck Noll no conto con el mismo ascendente de talento ofensivo en la figura de sus QB´s durante los años 80´s aunque desfilaron grandes OL´s, RB´s y WR´s, decantándose finalmente por su nuevo y exitoso modelo defensivo sin que pudiera encontrar -nunca más-, a un administrador confiable que pudiera comandar su ofensiva perdiendo así toda posibilidad de trascendencia y éxito de esta nueva generación de brillante talento que sería injustamente marcada por el oscurantismo de sus resultados a pesar de sus logros y méritos estratégicos.

Este fue el escenario que marco la década de los 80´s y principios de los 90´s que enfrento Chuck Noll marcado por brillantes genios y a quienes combatió duramente hasta el límite de sus fuerzas y capacidades.   Noll prevalece aún como el máximo ganador invicto de SB de todos los tiempos pero -el intenso desgaste físico y emocional que sufrió durante esta época-, marcará finalmente sus últimos años, de los que hablaremos dedicada y profundamente de 1982 a 1991 en nuestras próximas entregas.   Hasta la próxima.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .