15 años después, un lamentable deja vú.

Buena tarde amigos de los 360 grados de acero.

Pues el día de hoy, 16 de septiembre de 2019, amanecimos con una triste noticia para quienes somos seguidores de los Pittsburgh Steelers: se confirmaba que tras la resonancia magnética a la que fue sometido nuestro capitán y líder, Big Ben Roethlisberger, había rotura de ligamentos en el codo derecho y sería sometido a operación, perdiéndose como consecuencia toda la temporada que recién comenzó. Golpe durísimo al corazón de toda la Nación de Acero.

Y es que, como ya hemos apuntado en diversas ocasiones en Steelers360, era evidente que el ocaso de la gran carrera de Big Ben estaba comenzando. Le edad, el sinnúmero de golpes recibidos a la largo de su carrera y el estancamiento de un equipo de entrenadores que poco hizo por renovar las variables a la ofensiva (quizás en una necedad del propio quarterback, pero que igualmente era responsabilidad de los entrenadores acceder o no), fueron poco a poco haciéndonos ir asimilando la opción del relevo generacional en los controles del ataque de acero, más aún con la llegada en 2018 de Brett Mason Rudolph III, como tercera selección de mis Steelers en el draft.

Aquí quiero hacer un paréntesis, muy personal: Roethlisberger ha sido, en las épocas recientes, mi más grande referente del equipo. Su nariz rota y sangrante, sus tackleadas, sus regresos de último momento, sus acarreos en cámara lenta, sus pases profundos, sus touchdowns, vaya, hasta sus intercepciones, han sido un cúmulo de emociones por quince años. Hasta ayer. Y me va a ser muy difícil ver un domingo a mi equipo sin el gran número 7 en los controles.

(Photo by Justin K. Aller/Getty Images)

Pero bueno, como aquella máxima de las bambalinas del teatro, el espectáculo debe continuar.

En una de las acciones del segundo cuarto del partido de ayer, Roethlisberger se resintió del brazo de lanzar, lo cual fue notorio en cada una de las jugadas de la última serie ofensiva, que concluyó con el gol de campo de Chris Boswell casi al cierre de la primera mitad del juego. Sin esperar el silbatazo de medio tiempo, Roethlisberger se retiró a los vestidores para su revisión.

Para el arranque de la segunda mitad, Rudolph tomó los controles y el resto, ya fue historia: los Seattle Seahawks nos propinaron una derrota más, apretada por marcador de 28-26, pero derrota a fin de cuentas. Y por si acaso perder el segundo juego en fila (y en casa) no fuese suficiente, hoy nos enteramos de que el icónico número 7 se perdería el resto de la temporada.

Pese a la derrota de ayer ante los Seahawks, Rudolph se vio sereno y con buen manejo de la ofensiva. No forzó jugadas y estuvo a punto de llevarse el partido, pero dos jugadas concretas (a mi parecer), lo impidieron: un castigo de Dan McCullers cuando ya la defensa de acero había detenido a Russell Wilson y una pifia (más) de Donte Moncrief que derivó en una intercepción al quarterback número 2. Ambas jugadas, representaron puntos en contra para los aurinegros, pero bueno, eso ya será objeto de otro análisis más profundo por parte de mis compañeros de Steelers360.

Y así, el debut en temporada regular de Mason Rudolph en los controles, tuvo lugar en el segundo juego de la campaña, viniendo de cambio y sustituyendo al titular que se retiró por una lesión en el codo. Como un macabro deja vu de lo acontecido hace quince años, en la primera campaña de Roethlisberger con los aurinegros.

Veamos.

Un 19 de septiembre de 2004, debutaba en la NFL Benjamin Todd Roethlisberger, quarterback número 7 de nuestros Pittsburgh Steelers.

Ese día, en el segundo juego de la temporada, visitaban en el M&T Bank Stadium a su máximo rival en la División Norte de la AFC: los Baltimore Ravens. El quarterbak titular de Pittsburgh era Thomas Alfred “Tommy” Maddox, posición que ocupaba desde la segunda semana de la temporada 2002, en la que reemplazó a un alicaído Kordell Stewart.

Maddox, quien esa campaña 2004 había iniciado con una victoria sobre los Oakland Raiders por marcador de 24-21, fue maltratado por la dura defensa de los Ravens, cuando, casi al inicio del tercer cuarto (en el minuto 12 para ser preciso) tuvo que dejar el partido debido a una lesión en el codo, producto del golpe y captura a cargo del esquinero Gary Baxter.

Luego de esa forzada salida por lesión, Maddox fue remplazado por Ben Roethlisberger. Big Ben consiguió dos pases de touchdown: el primero de ellos (y el primero de su carrera también) a Antwaan Randle El y el segundo faltando 6 minutos para el final, conectando con otra leyenda de Pittsburgh, Hines Ward. Para mala fortuna de Ben, la defensa de Ravens le interceptó dos pases, uno de ellos regresado 51 yardas a la zona de anotación por el cornerback Chris McCallister. El marcador final fue de 13-30, con victoria de los locales.

En resumen, sin ánimo de que el morbo haga de las suyas, quise hacer esta pequeña remembranza, dadas las similitudes en los hechos que motivaron la asunción de los quarterbacks titulares de nuestro equipo en un lapso de quince años, en las que el común denominador es nuestro querido Big Ben. Y para quienes gusten de los datos y números, aquí van los más relevantes:

1.- Ben Roethlisberger asumió el rol tras una lesión en el codo de Tommy Maddox, quien era el quarterback titular en 2004, en el segundo juego de la campaña regular. Mason Rudolph toma ahora los controles también tras una lesión en el codo de Roethlisberger, y también en el segundo juego de la campaña regular de 2019.

2.- Ni Maddox en 2004 ni Roethlisberger en 2019, superaron las 100 yardas por pase al momento de abandonar el campo. Tampoco tuvieron pase de anotación ni intercepción. Maddox dejó aquel juego con 4 envíos completos de 13 lanzados, con apenas 67 yardas; Roethlisberger con 8 completos de 15 envíos lanzados, para 76 yardas.

3.- Roehlisberger terminó su debut en 2004 con 12 completos de 20 lanzados, 176, yardas, 2 touchdowns y 2 intercepciones; Rudolph ayer terminó con 12 completos de 19 intentos, 176 yardas, 2 touchdowns y una intercepción.

Números a fin de cuentas, que no son en absoluto un presagio ni algo infalible. Tampoco deben ser considerados un karma o cosas absurdas como he leído. Son simples circunstancias que solamente un deporte tan hermoso como el football nos puede regalar.

Toca el momento de que un joven llamado Mason Rudolph comience a forjar su propia historia en el equipo. Toca el momento de que nosotros, como aficionados, le brindemos confianza, apoyo y no ceder al juego enfermo de hacer comparaciones o exigir más allá de lo que las circunstancias actuales del equipo permiten. Rudolph NO es Roethlisberger. Rudolph NO tiene obligación de hacer lo mismo que Roethlisberger. Rudolph NO tiene una defensa tan poderosa como la que cobijó a Roethlisberger en 2004. Rudolph NO tiene a un staff de coacheo al que pueda pensarse le queda mucha estancia en el equipo. Rudolph es ahora nuestro quarterback, y como tal, debemos brindarle todo nuestro respaldo y confianza para que sea una bocanada de oxígeno necesaria en Pittsburgh.

Y a nuestro gran Big Ben, brindarle los mejores deseos y apoyo para que pronto pueda recuperarse de una complicada cirugía. Es lo menos que merece el deportista que vistió el jersey número 7 y que nos brindó tantas alegrías, emociones y frustraciones, pero también dos anillos de Super Bowl y un grandioso legado con el equipo.

Es lo menos que merece el ser humano, el señor Benjamin Todd Roethlisberger.

Nos leemos.

El Dato Renegado: A manera de reconocimiento y homenaje a esa gran campaña debut de Ben Roethlisberger en 2004, cabe mencionar que rompió el récord de más victorias consecutivas para un quarterback novato en la NFL, que era de seis juegos, y que curiosamente poseía un ex Steeler, Mike Kruczek, en la campaña de 1976. Asimismo, rompió el récord de más victorias para un quarterback novato, que era de nueve juegos, y que hasta ese momento compartían Joe Ferguson con los Buffalo Bills en la campaña de 1973, y Chris Chandler con los Indianapolis Colts en la campaña de 1988.

9 replies »

  1. HOLA, SALUDOS
    YO PENSABA QUE LA ERA DEL BIG BEN YA HABÍA TERMINADO, DESDE HACE UNAS TEMPORADAS YA SE LE VEIA FRUSTRADO APÁTICO, DE VERDAD SIN GANAS, Y BUENO YO CREÍA QUE YA ERA HORA DE SU RETIRO, SIN IMPORTAR QUE EL EQUIPO ENTRARA EN UNA ÉPOCA DE RECONSTRUCCIÓN, SOLO QUE ESTA NO ES LA MANERA QUE YO QUERÍA QUE SE FUERA DEL EQUIPO, LO HE CRITICADO PERO TAMBIÉN LE AGRADEZCO QUE ME DEJARA VER A MIS STEELERS CAMPEONES, YO VI LOS DOS ÚLTIMOS SUPERBOWL DE LOS 70 PERO SOLO TENIA 10 AÑOS, NO ENTENDÍA SU MAGNITUD, ES POR ESO QUE MI AGRADECIMIENTO ES MAYOR PARA EL GRAN BIG BEN, PUES VI EN MI EDAD ADULTA A MIS STEELERS CAMPEONES, ESPERO QUE TE RECUPERES, Y AHORA A APOYAR A MESON, Y NO PEDIR SU CABEZA SI ES QUE SE EQUIVOCA, RECUERDEN DESDE AHORA ESTAMOS EN RECONSTRUCCIÓN, PORQUE SI NO SE LLEGA A PLAYOFF, Y BEN SE RETIRA, TOMLIN TAMBIÉN SE VA,

    Me gusta

    • Hola Raúl, buen día. Pues yo soy de los que también veía el ocaso de una gran carrera, pero esperaba se cerrara con un tercer campeonato y listo, a dar un paso al costado y hacer la transición en la estafeta de quarterback. Y en esa transición, incluía al grupo de entrenadores. Lamentablemente vino esta lesión para Ben, que invariablemente adelanta todo lo que quizás estaba planificado para la siguiente temporada. Ahora, toca apoyar a Mason, al equipo, y a desearle a nuestro gran capitán número 7 una recuperación exitosa. Saludos y muchas gracias por leernos!!

      Me gusta

  2. Para que todo sea un Deja Vu, esperemos que la sig temporada Mason, nos de el VII, como lo hizo Big Ben, en su segundo año…confio mucho en Rudolph, se le vió bien…sin nervios y seguro…creo que aun hay tiempo para enderezar el barco y que nos meta a los play offs

    Me gusta

  3. Que lamentable perder a Big Ben así, y si, es un de deja vú de como se hizo titular en el equipo el señor Rudolph, para los más veteranos también es un deja vú con Terry Bradshaw, recuerdo que se lesiono el codo, pero jugando tenis, lo operaron queda bien y en su último partido (cero contra los Jets) al momento de lanzar golpea a un defensivo en el caso con el mismo codo y adiós al más grande QB de los Steelers, no sabemos como va a regresar el gran Ben, solo deseo que se recupere y sea lo mejor para todos.

    Excelentes comentarios, sigan así, un abrazo

    Me gusta

  4. Hola buenas tardes, también yo lamento mucho la manera en la que se da el cambio de QB me hubiese gustado mucho que se diera en la mejores condiciones pero desgraciadamente no fue así, le voy agradecer mucho y por siempre a Big Ben que me dio la alegría y dicha de ver campeones a mis Steelers después de tantos años de sequía en el equipo. Ahora como ya muchos lo ha mencionado hay que apoyar al cien a nuestro nuevo QB Mason y que ojala saque lo mejor de el para que le vaya muy bien, porque si le va bien a él, le va bien a todos, así que solo podre decir….
    HERE WE GO STEELERS HERE WE GO.

    Y dejare esto aquí…
    No me gusto para nada la actitud de Big Ben, que en las tomas que apareció en cámaras de la transmisión no lo vi ni un momento a lado de Mason para aconsejarlo o animarlo, Mason siempre solo con algún HC.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .