Steelers: ¿Fin del drama?

-Por Carlos Ortega

Amigos de Steelers 360 como todos sabemos la situación de los Steelers tras el final de temporada y el inicio del offseason ha sido realmente caótica por el drama que se ha generado. Pero esto no es algo nuevo con los Steelers pues todo da para pensar que de un tiempo para acá todo es un eterno drama pues estamos hablando de uno de los equipos más mediáticos de la NFL y todo lo que sucede al interior, trasciende. Pero por desgracia los elementos involucrados no ayudan y le echan más gasolina a la hoguera

Pero la pregunta del millón es: ¿Con la salida de Bell y Brown se terminará el drama en Pittsburgh?

Por desgracia la respuesta es NO.

Aunque la partida de estos dos elementos significa como lo mencioné en un post anterior que el equipo tendrá dos distracciones menos, también es cierto que habrá muchas cosas por modificar si es que la organización desea que se termine el drama:

DISCIPLINA PARA TODOS SIN TRATO PREFERENCIAL

Definitivamente este me parece que es un punto medular pues independientemente de que fue el detonador del “Caso AB” también es un hecho que cuando existe un trato diferenciado entre jugadores siempre (sin importar los nombres) va a generar molestias, roces y polémicas. Y esto NO es privativo de Tomlin; recordemos como Terry Bradshaw se quejaba amargamente que era objeto de un trato mucho más duro que el resto de sus compañeros por parte del HC Chuck Noll.

Sin embargo durante esta gestión de MT la queja son los múltiples BENEFICIOS que reciben determinados jugadores (Roethlisberger, Brown, Pouncey, Haden y hasta el propio Harrison). Es cierto que se trata de jugadores veteranos, de jugadores estelares y de personas que tienen una carrera consolidada, a quienes se puede tener ciertas consideraciones, pero no un trato tan diferenciado. Ya quisiera yo ver que pasaría si un jugador joven como T.J. Watt tuviera su programa de radio y decidiera criticar de manera abierta a sus compañeros. O que un Terrell Edmunds solicitara no pernoctar con sus compañeros en los dormitorios de St. Vincent College y en lugar de esto le dieran permiso de estar por las noches con su familia en una casa rentada en Latrobe o llegar tarde e incluso ausentarse de las juntas del equipo. Por poner algunos ejemplos.

Si no se pone solución a esto, entonces en unos años perderán el piso tipos como JuJu, Watt o Conner.

El trato debe ser parejo, sin beneficios adicionales y sin tolerancia hacia ciertas conductas. Se tiene que terminar el “vamos a aguantarlo por lo que nos da en la cancha”.

En donde si tiene que haber una diferenciación es en la exigencia de rendimiento y resultados de acuerdo a sus cualidades y experiencia. A mayores cualidades y experiencia, mayor exigencia y mayor compromiso. Lo cual fomenta algo clave: liderazgo

NO MAS PROGRAMAS DE RADIO

Uno de los grandes generadores de drama y de tener ubicados a los Steelers en el ojo del huracán es precisamente la exposición mediática que tiene el vestuario a través de quien se supone que debe ser su líder pues se ha dedicado a criticar y exponer a sus compañeros a través de su programa de radio.

Yo NO digo que Ben no pueda o no deba criticar a sus compañeros. Por supuesto que puede y debe hacerlo. Pero hay maneras y lugares para hacerlo. Y un programa de radio no es el medio. Si hay algo que el líder tenga que corregir y criticar a sus compañeros debe hacerlo hacia el interior del vestuario y no hacerlo público pues les puedo garantizar que la principal audiencia es precisamente la prensa que busca cualquier cosa para armar un escándalo.

Y esto será ahora más contundente pues tras el incidente con AB a Big Ben lo tendrán bajo la lupa. Simplemente otro paso definitivo para acabar el drama es que el señor Roethlisberger renuncie a su programa de radio…o le exijan que renuncie a su programa de radio.

CONTROLAR EL USO DE REDES SOCIALES

Es cierto que es casi imposible erradicar el uso de las diferentes redes sociales pero si se puede controlar, ya sea por contrato, por consenso del grupo o incluso por auto-regulación. En últimos años ha sido mucho Twitter y muy pocos resultados

El problema es que el abuso de las redes ha generado más problemas que nada pues cuando hay un problema todo mundo está al pendiente de lo que postean los jugadores. Y así tuvimos desde cosas insulsas como la desaparición de la bicicleta de JuJu o cuanto peso jala James Harrison, hasta problemas serios como el caso de las interpretaciones al posteo de Bell, las eternas discusiones de DeAngelo Williams con aficionados y periodistas, las broncas de AB con Bouchette, Scarpino, Ben y Tomlin, los ataques de Harrison tras su salida o casos más extremos como el Facebook Live de Antonio Brown en plena plática de Tomlin o el de Deja Hiott (la loca novia de Martavis Bryant) quien fue la que nos dio a conocer vía Twitter que MB estaba a disgusto en el equipo y la ciudad.

Por fortuna son la minoría de los casos. Aunque si no se regula va a terminar mal este asunto pues hay muchachos como JuJu que hoy parecen inofensivos y hasta simpáticos, pero que en cualquier momento pueden salirse de control como ocurrió con Bell, AB, DWill, Harrison y varios más.

Las redes sociales pueden ser tan dañinas como un programa de radio por la exposición que tiene el vestuario

NO MÁS DRAMA ANTE LA PRENSA

Los jugadores tienen la obligación de atender a los medios tras un partido, es cierto. Pero también es cierto que pueden auto-regular sus respuestas. Hemos visto frecuentemente declaraciones explosivas o fuera de lugar, especialmente cuando el equipo pierde y el vestuario destila frustración. Y la prensa hace su trabajo de buscar ese tipo de reacciones.

El epítome de ese drama ante la prensa fue el “maybe I don’t have it anymore” declarado por el líder de nuestro equipo al terminar el peor partido de su vida y del cual la prensa se dio un gran festín.

Todos los elementos del equipo desde el HC hasta el último suplente deberían ser muy mesurados en lo que declaran y dejar de dar bola y filtraciones a los periodistas.

CONCLUSIONES

Por desgracia la declaración de Colbert sobre los 52 niños que deben seguir al líder es muy cierta pues pareciera que no hay auto-disciplina ni auto-control sobre sus acciones. El problema se convierte en algo peor cuando el líder al que deben seguir esos 52 niños se comporta como el niño número 53. Y ese ese el punto en donde debe salir el HC y ejercer como jefe y como líder de esos 53 niños, estableciendo reglas, imponiendo disciplina y sobretodo convenciéndolos que ya son adultos y que todo esta exposición y este drama que se genera alrededor del equipo no les conviene ni a ellos como individuos ni a la organización en su conjunto.

El fin del drama depende casi enteramente de Mike Tomlin y si no logra controlarlo seguramente será el siguiente en perder su trabajo. Y digo “casi enteramente” porque mucho tendrán también que decir al respecto Mr. Rooney y Mr. Colbert

2 replies »

  1. Excelente nota, sobre todo con lo que comentas de Ben me parece que en lugar de su programa de radio se tiene que poner a trabajar ya que tambien tuvo una temporada muy mediana. Pesima (en mi punto de vista) la declaración de Colbert de los 52 niños, me parece que con eso pone mas en evidencia la falta de un staff de Coaches que puedan mantener el control y respeto en el equipo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .