Steelers: Un análisis estadístico general de la DEFENSIVA 2018

-Por Carlos Ortega

Amigos de Steelers 360 un poco por el huracán generado por el final tan abrupto de la temporada 2018, otro poco por la novela de AB y otro mucho por buscar desintoxicar mi mente tras lo visto, no habíamos tenido la oportunidad de hacer un análisis final respecto a la temporada 2018. En esta ocasión vamos a hablar de cosas TANGIBLES, de números, estadísticas y tendencias. No de apreciación ni suposiciones.

RESULTADOS

Desde el punto de vista de los resultados y si dividimos la temporada en 2 mitades de 8 partidos cada mitad, nos encontramos que el equipo abrió con marca de 5-2-1 pero cerró con marca de 4-4. Y con esto pudiéramos resumir perfectamente los resultados y parte de las razones por las cuales no se accedió a playoffs.

Pero también podemos ir un poco más allá. Me parece que hay tres períodos muy marcados: un arranque lento con marca de 1-2-1 (algo más lento de lo que esta era Tomlin-Roethisberger nos tiene acosumbrados) y jugando de manera cuestionable en ambos lados del balón, una etapa brillante en que se ganan 6 partidos de manera consecutiva y un cierre realmente oscuro y lamentable en el cual se tiene marca de 2-4 en los últimos 6, con actuaciones que van de lo brillante a lo ridículo.

Y quien anduvo en boca de todos en la temporada fue la DEFENSIVA pues se les acusa de no haber “cerrado” los partidos o de desperdiciar juegos que a la mitad se estaban ganando o por lo menos empatando. Y hay cierta razón en esto aunque como ya lo vimos en el post anterior sobre la ofensiva, la culpa debe sin duda ser compartida. De los 16 partidos, en 13 de ellos se llegó al descanso con empate o con ventaja en el marcador y el récord en esos 13 partidos fue de 7-5-1, mientras que en las 3 ocasiones que llegaron al medio tiempo con desventaja, el récord fue de 2-1.

  • En los 6 partidos en que se tenía ventaja al medio tiempo y se terminaron por NO ganar (5 derrotas y 1 empate) la defensiva permitió durante la segunda mitad un total acumulado de 108 puntos para un promedio de 18.0 puntos permitidos por cada uno de esos 6 partidos durante la segunda mitad

  • En los 7 partidos en que se tenía ventaja al medio tiempo y se ganaron, la defensiva tuvo durante la segunda mitad un total acumulado de 63 puntos para un promedio de 9.0 puntos permitidos por cada uno de esos partidos durante la segunda mitad

  • En los 3 partidos en que se llegó con desventaja al medio tiempo (sin importar si se ganaron o se perdieron) la defensiva tuvo un total de 24 puntos para un promedio de 8.0 puntos permitidos durante la segunda mitad

Como podemos ver la diferencia de puntos permitidos en la segunda mitad entre los partidos que no se ganaron contra los que si se ganaron cuando llegaron empatados o con ventaja al medio tiempo es del doble. Y si lo ponemos contra lo que NO hizo la ofensiva, el resultado son esos partidos que al final fueron la diferencia entre clasificar a playoffs y quedar fuera.

DEFENSIVA GENERAL

Es cierto que la defensiva de los Steelers terminó siendo Top 10 en la temporada que recién finalizó, sin embargo no presentó una mejoría respecto a dos cuestiones muy importantes: mientras que en 2017 nuestra D permitía en promedio 306.9 yds/partido (#5) y 19.2 pts/partido (#7), en 2018 los números se cerraron en promedios de 327.2 yds/partido (#6) y 22.5 pts/partido (#16). Es decir que al igual que en el caso de la ofensiva, los números correspondientes al ranking de la defensiva (es decir, las yardas permitidas) son estrictamente ornamentales y lejos de presentar una mejoría, fueron para atrás.

DEFENSIVA CONTRA LA CARRERA

Hubo una mejoría en varios rubros, empezando por la cantidad de yardas totales por tierra que pasó de 1,693 yds en 2017 a 1,538 en 2018. También en la reciente temporada NO se permitió ningún juego de +200 yds por carrera como si ocurrió en 2017 (2 partidos). Asimismo en 2018 se redujo de 6 a 5 el número de partidos con +100 yds por tierra permitidos. Sin embargo la diferencia de yardas por acarreo es marginal pues pasó de 4.4 a 4.2 yds/att.

(Photo by Joe Sargent/Getty Images)

  • El récord cuando el equipo permitió +100 yds es de 2-2-1

  • La defensiva concedió 13 TDs por tierra (#15 de la liga), de los cuales ninguno fue originado fuera de la zona roja, 2 fueron de 15-20 yds y 11 de ellos en zona de goal.

  • Sólo en 2 partidos la defensiva permitió múltiples TDs por tierra, pero en ninguno de los casos se pudo ganar el partido (Browns semana 1, 2 TDs por tierra y Saints 3 TDs por tierra)

  • En total la defensiva permitió 44 jugadas de +10 yds lo cual representa el 12% de las jugadas por tierra que mandaron los rivales. Para darnos una idea, Bears fue el mejor equipo en ese departamento permitiendo sólo 30 jugadas de +10 yds que representan el 8% de las jugadas por tierra que mandaron sus rivales.

  • De esas 44 jugadas de +10 yds, 10 fueron para +20 yds y sólo 1 para +40 yds.

  • De 369 jugadas por tierra que mandaron los rivales contra la defensiva de Steelers, 86 terminaron en 1st down (23%).

  • De las 248 jugadas en que el rival tenía 10 o mas yds por avanzar y mandaron carrera, 30 de ellas terminaron en 1st down (12%). De las 80 jugadas en que el rival tenía 5 o menos yardas por avanzar y mandaron carrera, 48 de ellas terminaron en 1st down (60%). De las 60 jugadas en que el rival tenía entre 6 y 9 yds por avanzar, 21 de ellas terminaron en 1st down (35%).

  • La mayor productividad de los rivales vino por la grieta B derecha (izquierda de nuestra defensiva) con 5.3 yds/att mientras la menor productividad de los rivales fue en la grieta D derecha (izquierda de nuestra defensiva) con 2.5 yds/att. La más atacada por los rivales fue la grieta A pero se permitieron apenas 3.5 yds/att en 125 att.

Un rubro general de la defensiva donde se presentó una mejoría fue en la cantidad de tackleadas falladas. Y aquí vamos a ver un comparativo de las tackleadas falladas por el equipo en los últimos 3 años para darnos una idea de la mejoría que si existió:

2016: 182 tackleadas falladas en 16 partidos (promedio de 11.3/partido)

2017: 185 tackleadas falladas en 16 partidos (promedio de 11.5/partido)

2018: 130 tackleadas falladas en 16 partidos (promedio de 7.6/partido)

Mientras que en 2016 y 2017 el líder de tackleadas falladas fue Ryan Shazier con 27 y 26 respectivamente, en 2018 el líder fue Sean Davis con 20 tackleadas falladas (19 en 2016 y 23 en 2017).

DEFENSIVA CONTRA EL PASE

Esta cayó en sus números respecto a 2017. En cuanto a la cantidad de yardas promedio por partido en 2018 fue de 231.1 (#10 de la liga) mientras que en 2017 fue de 201.1 (#5). En TDs en 2017 se permitieron 27 (#16) por esta vía mientras que en 2017 se permitían 20 (#8).

  • La defensiva contra el pase permitió 2 partidos de +400 yds y en ambos casos se perdió el partido

  • En 6 partidos se permitieron de 300-399 yds con un récord de 3-2-1

  • En 8 partidos la defensiva contra el pase concedió de 0-299 yds con un récord de 6-2

  • En zona roja se concedieron un total de 17 TDs por pase por apenas 2 INTs y 3 sacks.

  • La defensiva permitió 53 pases de +20 yds (#17), de los cuales 7 fueron pases de +40 yds (#7). Estas jugadas explosivas representan el 9% de los dropbacks totales de los rivales (618)

  • 10 de las 53 jugadas explosivas concedidas a los rivales terminaron siendo pase de TD, de las cuales 3 fueron de +40 yds

  • El promedio de yardas netas ganadas por los rivales que concedió nuestra defensiva por cada intento de pase fue un muy elevado 6.0 NY/A

  • Lo que fue una lágrima fue la cantidad de intercambios de balón que forzó la defensiva en lo general. En total se forzaron 15 intercambios de balón por la defensiva, que a cambio de los 26 que entregó la ofensiva nos dan un diferencial de -11. Esto quiere decir que mientras el 14.3% de las jugadas ofensivas de nuestro equipo terminaba en turnover, apenas el 8.2% de las jugadas defensivas terminaban en un intercambio de balón favorable.

  • Se tuvieron 8 partidos con 2 o menos sacks en los cuales se tuvo récord de 3-5. Mientras que se tuvieron 8 partidos con 3+ sacks en los que se consiguió un récord de 6-1-1, En total el equipo contabilizó 52 sacks (#1)

  • Se permitió en promedio un QB rating de 95.2 puntos a los rivales (#21 de la liga)

  • Se cometieron un total de 11 castigos de Pass Interference para de 209 yds. El promedio de la liga es de 7.7 PIs por equipo.

(Photo by Joe Sargent/Getty Images)

Por cierto, los porcentajes de cargas y blitzes han ido de manera ascendente en los últimos años, por lo que no es extraño que el equipo haya quedado en top 10 en cantidad de presión y #1 en sacks en los últimos dos años. Por desgracia no se ha sabido capitalizar. Para darnos una idea les presento el porcentaje de blitzes del último año de LeBeau y los años que lleva Butler:

2014 (LeBeau) – 28%

2015 (Butler) – 33.3%

2016 (Butler) – 39.7%

2017 (Butler) – 33.2%

2018 (Butler) – 44.1%

Y en cuanto a la presión con 5+ jugadores en esta temporada fue de 36%. En ambos casos son porcentajes máximos en lo que lleva de carrera como OC Butler.

En cuanto a los paquetes utilizados, nuevamente predominaron los sub-paquetes para prevenir el pase se ubican por encima de la Defensiva 34 de base. Mientras se usó D-34 base en un 31% de snaps, se utillizó un 68.4% de sub-paquetes (el restante 0.6% fue en defensiva de goal line). En suma fueron utilizados de la siguiente manera:

D-34 – 31%

Nickel – 29.4%

Dime – 37.2%

El sub-paquete que creció su uso de manera importante su porcentaje fue el Dime pues pasó de 24% en 2017 a 37.2% en 2018. Obviamente estos paquetes y sub-paquetes a su vez tienen variantes, pero esencialmente así fueron distribuidos. Y es muy probable del constante uso de estos sub-paquetes contra el pase sean una causa del bajo nivel de éxito que tiene la defensiva de los Steelers contra la carrera. Aunque al parecer es una respuesta al cada vez más generalizado uso de las ofensivas RPO (Run Pass Option), PPO (Pass Pass Option) y PSO (Pass Screen Option)

CONCLUSIÓN

Puedes ser la defensiva #6 en yardas permitidas pero eso no sirve de nada si a la hora de impedir TDs se tiene una defensiva con números mediocres. Puedes tener la defensiva #1 en sacks, puede ser la defensiva que más presiona a los QBs, pero si no logras capitalizarlo en intercambios de balón no sirve de nada. Sinceramente y a pesar de tener una defensiva top 10, el trabajo fino de Butler fue bastante malo.

Y en 2018 esa fue la triste realidad de nuestra defensiva: muy buenos números en yardas permitidas o en conversiones de 3er down, pero pésimos números en la zona roja y nula producción en intercambios de balón. Me suena parecido a “temporadas ganadoras sin títulos”. Dicen que cada cosa se parece a su dueño.

Mucho trabajo por delante y ya estaremos analizando en las siguientes semanas rubro por rubro y jugador por jugador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.