El pecado de Mike Tomlin

Por Carlos Salas

Los Steelers ligaron su cuarta derrota en cinco partidos y con ello el barco 2018 está a punto de irse a pique. Baltimore está posicionado como líder divisional, por lo que los dos duelos de la AFC Norte en la semana 17 cerrarán la temporada para tres de sus equipos. La mesa estaba servida para un triunfo ante NuevaOrleans que trajera cierta calma rumbo al cierre de la temporada regular, pero no, por supuesto que no llegó.

images (11)

En repetidas ocasiones mencionamos que los Steelers podían ser los mejores y un desastre en el mismo partido. Una escuadra bipolar con todas las armas para ganarle a cualquiera, excepto a si mismos. Evidentemente nadie está feliz con el cierre de la temporada y con ello se entra en una etapa de crisis emocional y frustración. Pero ello sería estéril sin algo de reflexión.

¿Quién tiene la culpa?

La respuesta es simple: todos (staff, jugadores, front office), nadie se salva.

Sin embargo, hablemos del vilipendiado personaje llamado Mike Tomlin, objetivo natural de la ira de los aficionados. Y es que me he acostumbrado a leer comentarios señalando al “Coach T” como el culpable de la mayor parte de las desgracias del mundo, pero ello siempre se acrecienta después de las derrotas. Indudablemente el responsable en la cancha es él (al final, es el Head Coach); pero me preocupa que como aficionados nos quedemos en los clichés de “no los prepara”, “no los motiva”, “no los abraza”,”no sabe couchear (sic)” y que no entremos en aspectos más puntuales sobre los pecados del Coach T.

tomlin

Hay muchas pecados: su pobre manejo del reloj, su poca eficiencia para retar jugadas, decisiones tácticas poco eficientes; pero hay uno en especial que a mi parecer ha sido el más costoso para la franquicia: ser demasiado leal y ese exceso de lealtad podría acabar con su carrera en Pittsburgh.

A ver, explícate …

Mike Tomlin privilegia al ser humano (sobre el negocio) y en la NFL eso puede ser costoso, en especial cuando no llegan los resultados. Tomlin busca dar segundas oportunidades y trata de preservar legados a la hora de elegir y conservar a su staff y su roster. Esta tendencia se repite una y otra vez.

Un ejemplo muy claro es Carnell Lake, un muy exitoso y laureado ex jugador Acerero quién realizó un trabajo muy pobre desde 2011 y hasta el 2017 como coach de la defensiva secundaria. Durante ese tiempo la secundaria no produjo jugadores de impacto para el equipo y por fin fue reemplazado por Tom Bradley. Tomlin lo mantuvo porque era de casa, familia y merecía una oportunidad de revancha.

Lake_Carnell_05272016_OTAs_Thumb

Carnell Lake

Otro ejemplo fue James Harrison, un jugador que tiene una historia rica en los Steelers y que es un ícono defensivo moderno. Sin embargo, lejos de ser un símbolo y un ejemplo para los jugadores jóvenes, su presencia en el vestidor durante las últimas temporadas era tóxica: mala relación con otros jugadores, poca disciplina, displicencia en reuniones del equipo, entre otras cosas. Perder su puesto contra el novato TJ Watt fue la gota que derramó el vaso, su presencia negativa se volvió insostenible y en el 2017 fue cortado. No había necesidad de mantener a un jugador con una producción modesta y una actitud detestable, sin embargo lo mantuvo más allá de lo razonable.

James Harrison

FILE – This Oct. 17, 2010, file photo shows Pittsburgh Steelers linebacker James Harrison (92) lining up against the Cleveland Browns during the second quarter of a an NFL football game, in Pittsburgh. Harrison states his objective matter-of-factly: He’s out to hurt any opposing player who roams into his vicinity. (AP Photo/Don Wright, File)

Keith Butler es un ejemplo actual de la postura permisiva de Tomlin. El que fuera su colega en Arkansas State y Memphis cuando iniciaban sus carreras como entrenadores / asistentes colegiales en la década de los 90s es una enorme piedra en el zapato. Durante sus cuatro temporadas como Coordinador Defensivo ha tenido poco éxito en traducir sus ideas al campo y en regresar a la defensa del equipo a planos estelares. Peor aún, muchas de sus decisiones, ajustes y esquemas durante los partidos resultan incomprensibles y hasta los jugadores parecen confundidos. Debió irse hace tiempo.

Butler

Otros ejemplos claros son Chris Boswell, Artie Burns, el coach de OLBs Joey Porter y el coach de equipos especiales Danny Smith. Ambos coaches han tenido gestiones muy pobres y debieron irse hace tiempo, Boswell se mantuvo contra muchos pronósticos y Burns tuvo nueva participación en partidos donde entró sólo para permitir puntos que costaron partidos.

Está claro que Tomlin ha cometido equivocaciones graves en su rol como Head Coach, pero ninguna tan lesiva como su postura en todos estos casos, sus formas para manejar a su staff y roster le han costado a los Steelers partidos, playoffs y quizá algún título.

Mike Tomlin no irá a ningún lado por varias temporadas más, pero si continúa colocando sus lealtades por encima de los resultados, podría estar en riesgo de irse a pique, y llevarse al equipo con él. Nos leeremos pronto.

carlos-rosado Fotos: steelers.com
Anuncios

Categorías:Análisis, staff

Tagged as: , , , ,

12 replies »

  1. Estoy de acuerdo contigo, esas lealtades también las tenia Cowher, recuerdo que tuvo un coordinador ofensivo malísimo,creo se llamaba Rey Sherman y fue por el que perdieron tres finales de conferencia, siento que es parte de la cultura de la familia Rooney y en ocasiones cuesta demasiado, Porter y Butler en especial Keith Butler debe de irse por qué no hay idea defensiva clara y Porter ha fallado en entrenar tanto a Dupree como a Watt, es urgente ese cambio y pienso que coach T no se va pero si ya trae un ultimátum del jefe Rooney, ni modo los anti-Tomlins tendrán que seguir tomando te de tila y estoy súper de acuerdo en lo de Harrison, se debió ir una o dos temporadas antes de la llegada de Watt

    Me gusta

  2. Muy acertado el comentario, es una situación muy delicada, creo yo que antes se irán finalmente Butler, Smith… Mike Tomlin tendrá su dura prueba de fuego este domingo incluyéndose todo el equipo, pero sin duda la siguiente temporada será de riesgo en su trabajo…

    Le gusta a 1 persona

    • Sin duda el domingo será muy importante, pero aún si no clasifican a playoffs este año y en la próxima (2019) no tienen éxito, lo mantendrán por lo menos hasta el final del 2020. Así son los Rooney. Ojalá tengan razón. Saludos!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.