Semana 11: Lo bueno, lo malo y lo feo

-Por Carlos Ortega

Amigos de Steelers 360 hay victorias que son excelsas donde todo parece tan fácil y es una delicia disfrutarlas. Y hay partidos horribles donde al final sacas la victoria, y esos son los que pueden hacer la diferencia y marcar una temporada, y este fue uno de ellos, en el que todos teníamos un sabor de boca amargo durante prácticamente 3 cuartos pero al final me atrevo a decir que todos terminamos con un agradable sabor de boca (a pesar del casi infarto). Si no se sufre, no es Steelers.

Julia Rendleman/Post-Gazette

Pero veamos lo bueno, lo malo y lo feo que nos dejó esta semana 11:

LO BUENO

SOLIDEZ DEFENSIVA

Durante las primeras 4 semanas, e incluso 5, hablamos que la defensiva era el eslabón débil de este equipo y así se había mostrado, ubicándose después de 4 semanas en el lugar #31 del ranking, después de 5 semanas en el lugar #27 igualmente. Sin embargo a partir de la semana 6 esta defensiva ha ido ascendiendo lugares hasta ubicarse hoy en el lugar #5 del ranking en cuanto a yardas permitidas por partido (306.9) y en el lugar #7 en puntos permitidos por partido (19.2).

Y el partido del domingo no fue la excepción. A pesar de que estaban siendo arrastrados en cuanto a cantidad de yardas a medio tiempo y que habían permitido drives de 64, 38 y 22 yds en la primera mitad. Esos drives sólo pudieron terminar en FG, todos fuera de la zona roja. De hecho la defensiva de los Steelers sólo permitió UNA entrada a la zona roja (la cual terminó en TD tras ser arrastrados a la mitad del 3rd qtr 80 yds, en la única vez que se dobló).

Pero al final y a pesar de ese dominio del balón y el tiempo, nuestra D dejó a los Jaguars con 8 drives de “3 y fuera”, 4 de los cuales fueron además con yardaje negativo y un drive (el último) de una jugada que terminó en fumble. Es decir que los quince 1st downs de los Jaguars llegaron repartidos en 5 drives, 4 de ellos que terminaron en puntos.

Ya para finalizar es de aplaudirse los ajustes hechos por el staff defensivo cambiando de un híbrido entre Nickel y D43 a usar una Defensiva 34 over como base con la entrada de Dangerfield como Safety híbrido y poniendo 8 jugadores en la caja, que llevaron a contener la carrera y si bien es cierto que se permitieron 179 yds por tierra, también es cierto que en la segunda mitad el daño se minimizó y se supo contener el ataque de Jaguars por esa vía poniendo en manos de Bortles el partido.

EL EXORCISMO

Vaya bestia negra que tenía en la mente Ben Roethlisberger. Vaya demonios que tenía dentro del cerebro. Me parece impresionante lo que vimos durante prácticamente 50 minutos de partido. Un Ben apagado, dubitativo, temeroso de lanzar el balón por miedo a ser interceptado (lo cual ocurrió 3 veces, casi 4), aferrado a buscar al único hombre que le da seguridad (Antonio Brown) al cual no pudo encontrar sino hasta la mitad del 3rd qtr en una conexión a larga distancia con mucha suerte.

Pero algo pasó. Algo detonó dentro de la mente de nuestro gran capitán que lo llevó a exorcizar sus demonios interiores para dejar emerger al QB que llegará en poco tiempo al Pro Football Hall of Fame y así acabar con su bestia negra.

Que tantos demonios y tanta carga traía adentro de su mente Ben que rompió en llanto en una entrevista al final del partido. Como si le hubieran quitado una losa de la espalda.

LO MALO

LOS MIEDOS Y LA BIPOARIDAD

Si, Ben mató a sus demonios pero tuvo que pasar por un calvario durante prácticamente todo el partido. De su mano y durante 3 cuartos, la ofensiva sólo produjo tres 1st downs, 1/5 en conversiones de 3rd down, 3 INTs y un “turnover on downs”. Repito, un calvario.

Y durante el 3rd qtr poco cambió. Si, es cierto que tuvo aquel extraordinario pase de 78 yds a AB, pero fue con mucha suerte pues el receptor se encontraba solo debido una falta de comunicación entre el CB (creo que era Ramsey) y el Safety. Pero al final del 3rd qtr sólo se consiguió un 1st down, 0/2 en conversiones de 3rd down, 1 TD y 1 INT. Y durante 10 minutos (2 drives del 4th qtr) poco o nada mejoró: sólo un 1st down, 0/2 en conversiones de 3rd down y un “turnover on downs”

Y faltando 5:02 para que terminara el partido, llegó la bipolaridad de nuestro capitán. Hizo su arribo al estadio el verdadero Ben Roethlisberger. Y logró OCHO 1st downs, 2/2 en conversiones de 3rd down, 1 pase de TD y una carrera para TD para lograr la remontada en el último drive #41 de su ilustre carrera.

AJUSTES TARDÍOS

Las primeras 19 carreras que intentaron los Jaguars fueron todas con yardaje positivo, la primera fue la #20 en que Javon Hargrave detuvo detrás de LOS a Fournette para que perdiera 2 yardas. Durante la primera mitad, en total los Jaguars mandaron, 25 intentos de carrera, resultando 24 de ellos en yardaje positivo (excepto la que ya mencionamos de Hargrave). En la segunda mitad, en sus primeros 2 drives, los Jaguars mandaron 10 veces la carrera, siendo las 10 ocasiones con yardaje positivo.

Hasta que llegó el ajuste, dejando como auténtico NT a Hargrave quien hizo una labor soberbia como ancla y metiendo a Dangerfield como octavo hombre en la caja.

¿Resultado? 8 acarreos de los Jaguars, 4 de ellos con yardaje positivo (el más largo de 4 yds) y 4 de ellos con yardaje negativo, dos “3 y fuera” y por obvia razón ninguna conversión de 3rd down.

Los ajustes llegaron aunque lo malo es el tiempo que tardaron en llegar primero, y en funcionar después.

LO FEO

OTRA VEZ, ADIÓS AL PLAN DE JUEGO

El tener 8/23 en pases con 3 INT y apenas 8 acarreos de Conner a la mitad del 3rd qtr, es muestra inequívoca de como nuevamente Fichtner tiró el plan de juego a la basura. O tal vez nunca Conner entró en ese plan de juego pues a final de cuentas en las primeras 3 drives Conner sólo tuvo 3 acarreos. No se si fue defecto de planeación (no es la primera vez que se señala que mientras más días tiene el staff de los Steelers para planificar, peor salen las cosas) o de ejecución, aunque en esos primeros 3 acarreos llevaba un promedio apenas arriba de 4.0 yds/att.

El caso es que le volvieron a poner el peso del partido desde muy temprano a un Ben Roethlisberger que presentó bastantes problemas de tipo mental que afectaron su ejecución

LO MEJOR

LA REACCIÓN

Mientras algunos aficionados hablaban de “este arroz ya se coció”, “ahora lo importante es que no haya lesiones”, “ya sienten a Ben”, “ya retiren a Ben” o “ya no crean en los Reyes Magos” pues a falta de 2 minutos en el 3rd qtr el partido estaba 0-16 y no se veía por donde, llegó primero un esbozo de reacción con el pase de 78 yds de Roethlisberger a AB. Pero después todo parecía igual.

Sin embargo, el hecho de que a falta de 5 minutos en el 4th qtr y teniendo la necesidad de anotar 2 TDs, el equipo siguiera peleando es una buena señal, aunque todo mundo lo daba por muerto. Mucho se ha cuestionado el liderazgo de Tomlin en ese sentido. Si por muchos aficionados hubiera sido, Tomlin debió sacar a Ben, ya sea para cuidarlo o bien para exhibirlo. Pero no, el líder del equipo fue sostenido en la cancha por el staff, señal inequívoca de que esperaban una reacción. Y esta llegó.

A falta de 5 minutos comenzó un drive que terminaría con un pase de TD a McDonald que ponía a la defensiva a un “3 y fuera” de regalarle otro drive al gran capitán, un último intento para el líder de expiar sus pecados, exorcizar sus demonios y erguirse como héroe una vez más. Los astros se alinearon, sacaron a Bortles y Fournette en 3 jugadas y le dejaron a Ben 1:42, suficiente tiempo para buscar la hazaña.

LA FIGURA

BEN ROETHLISBERGER

Los Steelers viven o mueren de la mano de Big Ben, no es una frase vacía ni mucho menos. Es una frase cierta y se ha comprobado a lo largo de los años. Y aunque a muchos les encanta utilizar a Tomlin como chivo expiatorio de todos los males del equipo, la realidad es que este equipo más allá de errores de planeación del staff, vive y muere, gana y pierde más por la influencia y ejecución del futuro hall of famer. Puedes tener un partido infame o ir perdiendo, pero siempre pones el partido en las manos de Ben. Y Ben siempre responde, o se muere en la raya con el equipo a cuestas.

(AP Photo/Gary McCullough)

El domingo no fue la excepción. La defensiva, el staff y los aficionados pusimos el balón y nuestras esperanzas una vez más en el brazo del veterano QB con 1:42 en el reloj y con sólo un tiempo fuera. Y el gran capitán puso al equipo tocando la puerta 80 segundos después, tras recorrer 66 yds (60 de las cuales llegaron en soberbios pases a JuJu y AB). Y tras dos pases incompletos (de hecho uno fue interceptado pero hubo castigo) en una zona donde lo fácil era darle el balón a Conner, en la tercera Ben ya no arriesgó el balón y decidió hacer las cosas él mismo. <Winners always want the ball>. Y Ben es un ganador nato. (La mejor crónica de lo ocurrido la pueden encontrar en el post de nuestro amigo Jacinto Pérez titulado “4Q 0:22 13-16”)

JAVON HARGRAVE

Desde su llegada a la NFL tras su carrera colegial en una conferencia minúscula donde arrastraba a sus rivales, se cuestionó mucho la capacidad de Hargrave como “ancla” para los Steelers. Tuvo un año de novato decente y un segundo año irregular. Pero en este tercer año y tras este partido la mejor conclusión que podemos sacar de Javon Hargrave es que tienen que encontrar la manera de darle más tiempo en la cancha.

El domingo tuvo una actuación simplemente soberbia en la cual consiguió 2.0 sacks, 2.0 TFL y un pase bateado. Pero sobretodo abusó del C y los OGs de Jacksonville en varias ocasiones arrastrándolos literalmente. Lo cual abrió las puertas a una tremenda actuación también de Cam Heyward. Por segundo partido consecutivo Hargrave ha mostrado su valía cuando se le utiliza de manera sensata. El domingo fue una auténtica ancla cuando coach Butler ajustó y optó por jugar una Defensiva 34 over en lugar de jugar el híbrido de Nickel y D43 que le estaba costando al la defensiva ser arrastrada por todo el campo por Fournette, Yeldon y Hyde.

EL DATO

Javon Hargrave llegó a 9.0 sacks en sus 3 años de carrera y 41 partidos activado. Con esto alcanzó los 9.0 sacks que logró Casey Hampton en toda su carrera de 12 años y 173 partidos. También alcanzó en 10 partidos de 2018 la cantidad de 5.0 sacks, que es el doble de los 2.5 sacks que logró Hampton en 2009 y que fue la máxima cantidad de sacks en una temporada que tuvo. Y con sus 2.0 sacks del domingo se convirtió en el primer NT de los Steelers en lograrlo desde que Oliver Gibson tuvo 2.0 sacks en la temporada de 1988

LO QUE SIGUE

Sigue una peligrosa visita a la altura de Mile High, en Denver Colorado para visitar a unos complicados Broncos con una defensiva de mucho respeto y un RB en gran momento. Los Broncos pueden ir 4-6 pero no se les puede menospreciar. Y jugar en altitud siempre es complicado. Esperemos que Chickillo, Feiler, Gilbert y Tuitt se recuperen de sus respectivas dolencias. Pero en su defecto, Okorafor, Alualu y Adeniyi (o Adams o Huguenin) se declaran listos. Así que sigue ganar en Denver para mantenerse en la lucha por el seed #1 esperando un tropezón de Chiefs y mantener a raya a los Patriots en la lucha por el seed #2.

Anuncios

4 replies »

  1. COmo siempre que buen resumen, gracias, lo unico que hace BB y que ayuda a mi gastritis a salir mas es, como maneja el reloj, es tan pero tan lento que en cada jugada que casi me da un infarto jajajajaja por lo demas todo estoy de acuerdo. saludos y buen fin de semana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.