Opinión: ¿Cuanto gané? ¿Cuanto perdí?

-Por Carlos Ortega

Amigos de Steelers 360 no se trata del título de una canción de Pablo Milanés. Se trata del recuento de los daños en el caso del culebrón del verano (extendido al otoño) entre Le’Veon Bell y los Steelers, desde mi punto de vista. Y si creen que ayer vimos el capitulo final, pudiera ser que aún no.

Pero recapitulemos brevemente:

  • Febrero: Bell dice que NO quiere un segundo tag
  • Marzo: no hay arreglo, Steelers le ponen tag a Bell por segundo año.
  • Julio: Llegado el deadline no hay arreglo contractual a largo plazo. Bell se disculpa con fans y promete que 2018 será la mejor temporada de su carrera. Inicia el Training Camp y ni sus luces
  • Agosto: Nadie sabe cuando se presentará. No hay señales
  • Septiembre: Llega el lunes previo a la semana 1 y no se presenta. Pouncey dice que “puede asegurar” que se va a presentar el miercoles 5, pero no aparece. La OL enfurece. Cada semana en Gameday todo mundo especula y dicen extrañar a Bell. El RB es captado en actividades recreativas
  • Octubre: después de un septiembre apagado, emerge la figura de James Conner. Bell comienza a sentir pasos y se despide de MIami, ya no está tan divertido.
  • Noviembre: Conner es una realidad. Bell es captado en un suburbio de Pittsburgh. Sigue sin presentarse. Llegado el deadline, no se presenta. El equipo informa que Bell no es elegible para jugar la temporada 2018.

A grandes rasgos eso fue lo ocurrido entre que terminó el SB y el 13 de noviembre.

Pero ¿Cuanto gana o pierde cada quien con toda esta novela y la decisión de Bell de no jugar en 2018?

En mi particular punto de vista quien gana más es quien vio por el bien mayor, quien vio por el bien común. Es decir, quien gana más son los Steelers. Aquel que vio por la solución a corto plazo, pensando más en si mismo que en el equipo y en el deporte es quien pierde más.

Para los Steelers el balance al final de cuentas es bueno, porque en el balance sólo PIERDEN un jugador, es cierto muy bueno pero que dio todas las muestras de no querer seguir en el equipo. Pero los Steelers GANAN con el ahorro en dinero y en espacio en el tope salarial que va a representar no tener que desembolsar los 14.5MDD que marcaba el tag. Los Steelers GANAN porque tras la negativa de Le’Veon a jugar y con la mirada inquisitiva de “las viudas de Bell” que cada semana se preguntaban “¿Y ahora quien podrá ayudarnos?” emergió la figura de James Conner teniendo hasta el momento una temporada que podría ser histórica en muchos aspectos. Los Steelers GANAN porque no sólo hay una manzana podrida menos en el vestuario, también hay un distractor menos para lo que resta de temporada. Los Steelers GANAN porque ahora el vestuario deberá estar más unido que nunca.

(Photo by George Gojkovich/Getty Images)

Por el otro lado, Bell pierde mucho más de lo que gana. Es cierto que seguramente GANA el derecho a probar el mercado y tratar de conseguir el dinero que busca (el le llama “respeto”). Pero ¿realmente va a encontrar quien ceda a sus demandas contractuales? Sólo el tiempo nos dirá si en ese sentido ganó o perdió. Pero HOY Bell PERDIÓ en credibilidad ante la afición que lo encumbró y lo convirtió en ídolo. Bell PERDIÓ un porque un jugador que pasa tanto tiempo sentado no recupera tan fácil el ritmo de juego (va a estar inactivo de enero de 2017 hasta por lo menos agosto de 2019 si es que juega en pretemporada). Bell PERDIÓ credibilidad ante sus compañeros al no compartir con ellos lo que sucedía. Bell PERDIÓ credibilidad ante el resto de la NFL porque estas actitudes no son bien vistas por los dueños. Y Bell perdió lo que más le importa: el dinero (perdón, el respeto), pues al no presentarse va a dejar de ganar 14.5MDD en total.

No debe satanizarse a los Steelers por no ceder ante los caprichos de un jugador. El equipo antes que nada debe velar por mantener finanzas sanas que permitan tener un equipo competitivo por muchos años. El equipo debe ver que el pastel del tope salarial se pueda repartir de la manera más justa. Los Steelers simplemente estaban buscando el BIEN COMÚN, el BIEN MAYOR.

Tampoco debe satanizarse a un jugador que toma una decisión de negocios que cree que es lo mejor para su carrera. El pidió y no lo consiguió. Seguramente en otro equipo le darán lo que busca. Pero lo interesante es si Bell le podrá dar a otro equipo lo que ellos buscan.

Al final del día me parece que Bell está muy mal asesorado por un agente que tiene un severo complejo racial como Adisa Bakari que veía el firmar la propuesta de los Steelers como doblegarse ante el amo blanco (basta ver un reportaje sobre Bakari en el portal The Undefeated para que sepan de que hablo). Un agente que contribuyó a que Bell se victimizara ante la opinión publica. Nada más lejos de la realidad. Un agente al que Colbert tuvo que poner en su lugar al mandarle decir que si quería tratar algo con el, conocía el teléfono de su oficina.

Hoy ese es el balance, el recuento de los daños y hasta el momento mis Steelers salen mejor librados siendo fieles a sus políticas. Pero el tiempo será al final quien decida quien gana y quien pierde más y también nos dirá si este fue el último capitulo de este culebrón.

Anuncios

3 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.