Steelers: Carreras paralelas, historias separadas

-Por Carlos Ortega

Amigos de Steelers 360 en ocasiones en el football nos encontramos con historias de carreras paralelas que en algún punto pudieran llegar a juntarse pero también hay carreras paralelas que simplemente se van separando cada día más conforme pasa el tiempo.

Tal es el caso de los CBs Artie Burns y Mike Hilton quienes de algún modo han tenido paralelismos en sus respectivas carreras, pero que se han ido separando y parece que nunca van a poder converger más allá del tiempo que han compartido en la cancha.

ARTIE BURNS

Sin duda este muchacho es un portento físico, ideal para la NFL. Tiene una estatura buena (6-0 ft, 1.83 mts) y una velocidad digna de destacarse, amén de una coordinación admirable. Dichas condiciones lo llevaron a convertirse en un velocista juvenil de élite mundial. En 2012 logró ser el #2 del mundo en el Campeonato Mundial Junior de Atletismo en Barcelona en la disciplina de los 110 mts con vallas. En 2011 fue Campeón Nacional de USA en 110 mts con vallas y 400 mts con vallas. Y en 2014 rompió el récord juvenil de 60 mts con vallas bajo techo que tenía 38 años de haberse establecido.

Todo eso lo llevó a convertirse en un gran CB en la Universidad de Miami, donde en los 3 años de eligibilidad que cubrió, en 34 partidos jugados tuvo 14 pases defendidos, 7 INT, 3.0 TFL y 1 FF.

En 2016 fue invitado a participar en el Combine pero no pudo cubrir todos los drills por una lesión de rodilla. En su ProDay en Miami y ante representantes de 31 equipos hizo sus drills y 3 de ellos (incluido Mike Tomlin) lo consideraron como un proyecto Top.

Y así fue seleccionado por los Steelers en la 1a rd del Draft 2016 con el pick #25 global, convirtiéndose en el primer CB desde 1997 en ser tomado en 1a rd por Pittsburgh.

MIKE HILTON

Físicamente Mike Hilton es lo opuesto. Apenas tiene una estatura de 5-9 ft (1.75 mts) y nunca fue una estrella en el atletismo juvenil a nivel nacional o internacional como su contraparte. Y sólo tenía una velocidad decente (4.55 segs en 40 yds) Fue elegido para jugar football en Ole Miss donde jugó al lado y también como suplente de otro jugador seleccionado por los Steelers en rondas altas (Senquez Golson).

Sus números con los Rebels me parecen sobresalientes, pues consiguió en 38 partidos 24 pases defendidos, 6 INT, 12.5 TFL, 3.5 sacks y 4 FF. Tal vez su mayor logro es haber vestido en su temporada Senior el jersey #38 de Ole Miss, honor que se le da a muy pocos pues es para conmemorar el espíritu combativo del ex-DB Chucky Mullins, paralizado desde 1989.

Sin embargo esos números no le alcanzaron para ser tomado en cuenta. No recibió invitación al Combine. Tras su ProDay en Mississippi fue considerado como un proyecto para ser firmado de manera prioritaria como UDFA. Y así sucedió. Fue firmado el 1 de mayo de 2016 por los Jaguars y cortado previo al inicio de la temporada. Una semana después fue firmado para el PS de los Patriots y permaneció 8 días ahí antes de ser cortado.

Mandatory Credit: Spruce Derden-USA TODAY Sports

El 13 de diciembre de 2016 fue firmado al PS de los Steelers donde permaneció el resto de la temporada. Y en enero de 2017 firmó un contrato de reserva a futuro.

BLACK & GOLD, EL PUNTO DE ENCUENTRO

Ambos llegaron el mismo año a la NFL de maneras totalmente diferentes. Sin embargo desde el inicio de la temporada pasada sus caminos parecían converger, pero se han ido separando de manera violenta.

Desde noviembre de 2016 Artie Burns se convirtió en el RCB titular del equipo, mientras que Mike Hilton estaba sin empleo en la NFL. En el training camp 2017 Hilton tuvo que competir por un lugar en el roster con el veterano William Gay y con su ex-compañero con los Rebels, Senquez Golson. Logró quedarse de manera para muchos sorpresiva. En agosto de 2017 Burns fue nombrado nuevamente el RCB titular del equipo mientras que Hilton alternaría snaps con Wiliam Gay. Tras 3 partidos de temporada regular Hilton fue nombrado el CB slot titular de los Steelers.

Al final de la temporada 2017, el inesperado Mike Hilton se había convertido en un baluarte mientras que sobre Artie Burns seguían existiendo reservas tras un segundo año con muchas dudas sobre su rendimiento.

Y en este 2018 se ha dado el remate. Nuevamente empezaron ambos como titulares la temporada pero tras 6 partidos perdido, Artie Burns primero fue sentado y después Mike Tomlin informó al mundo que había sido rebasado en el Depth Chart por Coty Sensabaugh (y me atrevería a decir que también por Sutton). Mientras que Hilton ha demostrado su valía partido a partido, quitando una mala actuación contra Ravens en la semana 4, donde todo mundo jugó mal.

LAS GRANDES DIFERENCIAS

El señor Artie Burns llegó con cartel, con pedigree, un buen contrato de novato y con grandes expectativas por delante y una proyección que ilusionaba. Sin embargo es probable que haya entrado en zona de confort y hoy no puede salir de la arena movediza mental en que se encuentra. Sus números no mienten pues en este 2018 en su principal labor que es defender contra el juego aéreo lleva apenas 1 pase defendido. Es cierto que provocó un safety y un FF pero eso no es suficiente pues por lo que se le seleccionó fue por sus habilidades e instintos para defender el pase. Es cierto que el coach Carnell Lake tuvo mucho que ver con su poco avance técnico en sus primeros dos años, pero lo que está ocurriendo en 2018 no sólo tiene que ver con sus carencias técnicas, sino también con sus carencias mentales pues me parece lamentable ver como Artie se moría de miedo cada vez que lanzaban el balón en dirección a su zona, y peor aún, ver como se equivocaba jugada tras jugada.

El señor Mike Hilton llegó por la puerta de atrás, después de meses inactivo y sin ser tomado en cuenta por nadie. Vio su oportunidad para quedarse en el roster y la aprovechó. Vio su oportunidad para ganarse alternar snaps con un veterano como Gay y la aprovechó. Vio su oportunidad para hacerse de la titularidad relegando a Gay de una vez por todas y la aprovechó. Y en cada partido sigue aprovechando sus oportunidades para seguir creciendo y para convertirse ya no sólo en un titular del equipo sino en un referente de la defensiva de estos Steelers. Sus números en esta temporada hablan por si solos: 1 INT, 6 pases defendidos, 1 FR, 3 TFL y 3 golpes a QBs rivales son bastante buenos a media temporada. Pero por sobre todas las cosas el señor Hilton a demostrado una mentalidad a toda prueba y acepta tomar los retos que el football le presenta cada semana. Se ve que no da su titularidad por sentada y busca más. Y reta a los rivales y además los vence. Y aporta en todas las áreas, pues es contundente contra el juego aéreo pero también ayuda con el juego terrestre o con la presión al QB.

Y eso es lo que ha separado el camino de estos dos jugadores que llegaron a la NFL el mismo año. Por un lado talento, capacidades físicas y comodidad que provocaron un embrollo mental que parece ser definitivo. Por el otro lado tener que tocar puertas, picar piedra y pedir oportunidades, situaciones que han fortalecido la confianza y la mentalidad de un muchacho que estuvo a punto de no tener una carrera en la NFL.

Un espíritu acomodado contra un espíritu indómito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.