¿Otra vez, Ben…?

Ben Roethlisberger es y será un ídolo en Pittsburgh. El #7 nunca volverá a ser utilizado en el Black and Gold después de su retiro y su nombre se escuchará glorioso en los rincones de cada casa Acerera por lor próximos 50+ años y será recordado como un gran jugador en el Hall of Fame, Hall of Honor, etc, etc.

Ben Roethlisberger

Una vez dicho lo anterior, debo admitir que ver jugar a Ben me abruma. Es capaz de correr 15 yardas como una gacela de 120 kilos y lograr un muy inteligente primer down y unos minutos después lanzarle un débil pase entre triple cobertura a Antonio Brown que culmina el intercepción. Me envejece.

No es nuevo

El año pasado en El ocaso de Big Ben y El ocaso de Ben parte II, escribí sobre el espantoso bache en que se encontraba Ben y que acarreaba desde el fin del 2016 y el miserable inicio de su 2017. Obviamente como resultado de tal osadía recibí decenas de opiniones adversas, algunas muy respetables y fundamentadas, las otras eran mayormente vituperios contra mis ancestros. Durante la segunda parte del año Ben fue el mejor QB de la NFL. Pero no le alcanzó al equipo para sobreponerse del inicio espantoso que tuvo. La historia se repite y…

Antonio Brown and Ben Roethlisberger

Este juego ya lo ví

Luego de ver el partido del domingo, donde Ben completó apenas 23 de sus 41 pases (56% de efectividad), tres intercepciones y sus dos pérdidas de balón (al menos dos de sus intercepciones y una pérdida de balón pueden achacársele), no pude más que recordar la derrota contra Chicago el año pasado: Ben completó 22 de 39 pases, (56% de efectividad), no tuvo intercepciones pero lanzó al menos una decena de pases sin la menor dirección (suplentes de la banca los recibieron) y balones profundos comprometidos en lugar de pases cortos productivos en primer down (un sack fumble coronó esa mala tarde). Ese partido le costó mucho a Pittsburgh rumbo a los playoffs. El de este domingo me dejó la misma sensación.

Ben Roethlisberger

¿Será lo de siempre?

Big Ben no puede lanzar otro juego como el de la semana pasada. Muchos aficionados y algunos periodistas han tratado de señalar al clima, Villanueva, Conner y Jesse James como los responsables de complicar y al final empatar el juego vs Cleveland. Y sí, por supuesto tuvieron su parte, pero la realidad es que las primeras dos entregas de balón, cuando Cleveland estaba listo para recibir las estocadas, se efectuaron de la mano de Ben. Ambas fueron producto de muy malas decisiones de su parte. Ben es un veterano de 15 temporadas y jugar un cuarto más en pretemporada no va a mejorar sus decisiones. Roethlisberger y su porra ya no tienen la excusa de Haley, esta ofensiva es prácticamente suya, diseñada y llamada a su gusto de la mano de Fitchner.

No dudo que Ben se reponga y tenga una segunda mitad de temporada llena de récords, pero en Pittsburgh se necesita que el QB franquicia, el de los dos anillos, el “Godsend” se eche al equipo al hombro desde la semana 1.

Si le están recriminando al chico de segundo año que no suelte el balón, ¿qué le debemos exigir al veterano de 15 años?. 

Nos leeremos pronto.

 

fotos: steelers.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.