La Clase del 74: Una Historia de Acero

-Por Carlos Ortega

Amigos de Steelers 360 hoy por la noche empieza el Draft que como bien sabemos es la oportunidad que tienen los equipos de hacerse del talento colegial en vías de mejorar sus rosters, de inyectar sangre joven o de renovar sus posiciones. Y en tiempos de agencia libre y de salarios multimillonarios, el tener un buen Draft garantiza poder mantener un equilibrio, no sólo en el roster sino también en las finanzas de cualquier equipo.

Y cuando asociamos las palabras “Draft” y  “Steelers”, no podemos dejar pasar la oportunidad de comentar la Clase del 74, que simplemente ha sido la más grande y prolífica en calidad, no sólo del equipo sino de la historia de la NFL.

Lo que son las cosas, al principio fue una selección de jugadores bastante criticada por la prensa local:

Los Steelers parecen haber salido de las primeras cinco rondas del draft fortalecidos solamente en la posición de WR pero en ningún otro lado. No eligieron un ala cerrada. No tomaron un pateador de despeje. No consiguieron un OT que podría haber apuntalado lo que pudiera convertirse en una debilidad. Lo que consiguieron fue a Lynn Swann, que parece ser un tipo seguro y puede ayudar; por lo demás Jack Lambert, se perfila como el LB  #5 si sale bueno y trabaja; y tres signos de interrogación…nada más (refiriéndose a Stallworth y Webster, pero también al DB Jimmy Allen)” escribía un columnista deportivo de Pittsburgh en aquellos años.

Claro, tomemos en cuenta que en aquellos años no existía una cobertura como la que vemos hoy en día donde todos los medios, desde NFL Network hasta portales de internet analizan y desmenuzan jugador por jugador a los candidatos para llegar a la gran liga. Y evidentemente el Draft tampoco contaba con la cobertura televisiva con la que cuenta hoy. Han cambiado muchas cosas desde entonces, pero la calidad de esa generación de jugadores sigue en nuestra memoria y en la de nuestros rivales.

Sin embargo, todas esas reseñas y críticas desfavorables, se fueron transformando en todo lo contrario: Lynn Swann y John Stallworth se convirtieron en un tandem de WRs dinámico y que imponía respeto; Jack Lambert pasó de ser un LB desconocido a re-definir la palabra dureza (y rudeza) en la ciudad de Pittsburgh; y Mike Webster simplemente se convirtió en el mejor centro en la historia de la liga.

Swann, Lambert, Stallworth y Webster terminaron siendo huéspedes distinguidos del Salón de la Fama en Canton y no ha habido otra clase, de ningún equipo que tenga tantos jugadores en el recinto de los inmortales como la de los Steelers del 74. “Para mi, en una clase de Draft única en la vida” decía Mike Mayock “es la mejor y no creo que veamos otra igual”.

Tal vez Swann NO tuvo una cantidad brutal de yardas en su carrera, pero al igual que Bradshaw siempre se convertía en gigante en el Super Bowl. Tal vez Stallworth no era el más espectacular pero siempre aparecía con la recepción más oportuna. A Lambert no le contabilizaron los sacks y las TFL, pero infundía pánico a todos los rivales. Y Webster, nadie tan confiable y durable como nuestro Ironman.

Lo único que se le podría criticar a esa selección de jugadores es la cantidad pues en total en ese Draft del 74 los Steelers tuvieron 21 picks. Pero la calidad es insuperable, y siempre se impondrá.

Y es que Chuck Noll siempre lo tuvo claro “Búscame jugadores, pero también búscame atletas” le decía a al viejo y legendario scout Bill Nunn. “No te preocupes por decirme lo grandes que son, dime lo buenos que pueden ser” le decía Noll a Dick Haley.

Chuck quería todo: atletas y además que fueran buenos jugando. Lo único que NO pedía es que fueran guapos.

La elección de Lynn Swann literalmente fue la primera victoria grande de los Steelers contra los Cowboys, podríamos decir que es un Super Bowl adicional, o que esa victoria le significó a los de Piuttsburgh 2 Lombardis. “Los Steelers tenían casi agotados sus 15 minutos para elegir” (les tomó 14:55) recuerda Gil Brandt en ese entonces GM de los Cowboys, agregando que “habia yo ordenado escribir un nombre en la tarjeta y ya la tenían lista”. El nombre en esa tarjeta de los Cowboys era: Lynn Swann. Los Cowboys esperaban que se les agotara el tiempo a los Steelers por la indecisión de si ir por el egresado de USC o por un muchacho espigado de Alabama A&M de nombre John Stallworth y se frotaban las manos por Swann. Pero con sólo 5 segundos en el reloj, los Steelers informaron su decisión y los Cowboys se quedaron con un palmo de narices. Lo mejor del asunto fue que también terminaron consiguiendo a Stallworth con su pick de 4a rd.

En 2a rd fueron por un LB flaco, con muy poco peso y muy alto. Por sus medidas, hoy Lambert pudo haber sido un WR (6’5”, 200 lbs). Y además provenía de un programa pequeño. Pero nadie imaginaba que ese muchacho flaco iba a re-definir la palabra MIEDO. Durante su training camp como novato, Dick Haley (si, padre de Todd) le preguntó a Jack por su bajo peso, Lambert sólo volteó y le dijo al entonces Jefe de Personal “Si me vuelves a preguntar eso, te patearé el trasero”. Con el tiempo, Jack Lambert acabó literalmente pateando el trasero de todos aquellos a quienes se enfrentó en su ilustre carrera.

Y Mike Webster, al igual que Lambert era de bajo peso para su posición, pero terminó siendo el más apto para jugar todos los partidos de su carrera con una enorme calidad, resistente incluso al paso del tiempo. Mike Webster es el verdadero Ironman, que como todos los héroes por desgracia terminó su vida en la indigencia, siendo una verdadera tragedia. No podía faltar algo de tragedia con los Steelers.

“Del 69 al 74 yo no se si alguien en la liga eligió tan bien en el Draft como nosotros” recordó el ex jefe de scouts, Art Rooney Jr.

Al principio la prensa se burló y calificaron esa Clase de los Steelers del 74 como una compuesta por un enano, un receptor lento, un flacucho y un desconocido. Y todos los “expertos” de la época tuvieron que irse tragando sus palabras al poco tiempo.

Y hoy, a 44 años de distancia no hay una Clase de cualquier equipo que pueda siquiera acercarse a nuestra mítica Clase del 74, que como los buenos vinos, cada vez luce mejor y más sólida en su sitio inmortal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.