Pittsburgh y el mito del dinero

Los Steelers son un equipo exitoso. Tienen sus Lombardis en las vitrinas, una historia rica y una tradición que rivaliza con la de cualquier otro equipo en cualquier deporte en el mundo. Son una franquicia estable, con talento dentro y fuera de la cancha. Pero esto no es obra de la casualidad.

SuperBowls_rings_Trophys_0

Una muestra de ello es que el equipo actualmente no tenga dinero para contratar agentes libres de alto perfil. ¿Estará orate Carlos Salas para decir esto?, pues Carlos Salas piensa que no. El tener (y pagar) talento en esta liga a la vez que se mantiene un equipo competitivo, durante más de una década, sin temporadas perdedoras (aún bajo reconstrucción), no es sencillo.

No se puede hablar de dinero sin tener una noción de algunos conceptos muy particulares de la NFL. Para explicarme mejor, comencemos por lo básico:

¿Qué es el salary cap o tope salarial?

El salary cap (tope salarial) es una cantidad específica (este año será de 177.2 millones de dólares) definida por la NFL y que representa el máximo de dinero que cada equipo puede gastar en salarios de jugadores en un año. Esta medida garantiza que todos los equipos jueguen en un piso parejo, evitando los aburridos circos de otras ligas y otros deportes donde tres equipos súper millonarios compran a todos los jugadores estelares y disputan todas las finales y ganan todos los torneos.

58c17b46dd0895b44b8b4b31-800

Ese dinero debe ser suficiente para los 53 jugadores que forman parte del roster, los 10 jugadores del equipo de prácticas y para los jugadores que tienen contrato y están lesionados (como el caso de Shazier). Mantener un equipo competitivo (talentoso) con esas limitantes es muy complicado.

Ya que tenemos una noción de cifras y algunos conceptos, vamos con una pregunta clásica en redes sociales

¿Me dijeron que los Rooneys son codos/tacaños?

Ese mito, que ronda los rincones más ignorantes y amarillistas de la afición Acerera, es uno de los más absurdos y estúpidos. Aquí mis argumentos:

Primer argumento

La liga define el máximo que los equipos pueden gastar en jugadores para sus equipos. Esto crea un mercado interno, el cual es utilizado por los equipos como referente para establecer condiciones de mercado por posición (en pocas palabras cuánto vale aproximadamente un jugador). Los principios más básicos de administración dictan que no debo pagar $100 por lo que otros equipos están pagando $20. Salvo casos extraordinarios, como el de Bell, Pittsburgh no sobrepaga por jugadores. El pagar contratos muy por encima del valor de mercado es una receta para el desastre financiero.

bell-1-1021x580

Hay casos en que el dinero fue un factor para la salida de figuras en el equipo: Faneca y Franco Harris se fueron del equipo porque se encontraban cerca del final de sus carreras y su pretensiones salariales excedían su valor de mercado. Ambos son jugadores históricos de la franquicia, pero en Pittsburgh no se paga con el corazón sino con la chequera. El tributo llegará en Canton, o en el Hall of Honor, no con un cheque fuera de proporción.

1fd5d8a6b40cbaa43d5243fdd5794341--alan-faneca-steeler-nation

Faneca y DeCastro

Para conocer más sobre el caso de Bell pueden leer la nota OPINIÓN: Not personal, just business . Hablaré de Bell un poco más adelante también.

Segundo argumento

Los equipos que tienen más dinero es porque han sido malos en el pasado reciente (Jets, Browns, Jacksonville, etc).

Pittsburgh es un equipo que cuida de sus jugadores. No todos los equipos operan de esta forma. Un jugador drafteado por Pittsburgh es alguien sobre quién el equipo cree que se puede desarrollar toda su carrera en la institución. Ese es el objetivo, aunque no siempre es posible. En un escenario típico un jugador llega a un equipo vía Draft.

1974-Draft-War-Room

Al concluir su contrato de novato (cuatro o cinco años) el jugador: a) abandona el equipo como agente libre, b) recibe un franchise tag (como Bell) o c) se le extiende un nuevo contrato (usualmente mucho más oneroso que el de novato).

En Pittsburgh se reconoce y se valora el talento (¿no hemos leído un millón de veces cuántos pro bowlers hay en el equipo?), sin embargo, también se desarrolla el mismo. Cuándo Mike Wallace culminó su contrato de novato y exigió un súper contrato los Steelers lo dejaron ir y le dieron un gran contrato a Antonio Brown. Si lo recuerdan, la afición se volvió loca argumentando que los Rooneys eran codos, tacaños y que Wallace era la reencarnación de Randy Moss. Pues con el tiempo nos dimos cuenta que era Antonio Brown quien podría ser la reencarnación de Moss y Wallace (sin ser malo) es uno más del montón. Ejemplos como ese hay montones en la historia de Pittsburgh.

yahoo_wallacebrown

En el equipo no se paga por sentimentalismo, sino por talento. A Bell, de manera inusual, le están sobre pagando, pero no porque les caiga bien, sino por su producción y su rol en la ofensiva. Ahora bien, no duden ni por un segundo que este año será su último año porque pide demasiado, muy por encima de su valor de mercado.

LeVeon-Bell-reaction

Tercer argumento

El hecho que Pittsburgh haya tenido (y tenga) a tantos jugadores “lifers” (que nunca han jugado otro equipo) y a la vez se mantenga competitivo es algo inusitado. La liga está diseñada para que eso no suceda.

usa_today_10416984.0

La NFL es una liga exitosa porque utiliza un modelo de negocio muy especial: con sus reglas obliga a los equipos malos y mediocres a que mejoren. Por ello los peores equipos tienen las selecciones más altas (primeras) en el Draft y con ello acceden a un talento mayor que los equipos que calificaron a playoffs o disputaron instancias finales.

En la NFL no basta tener un QB franquicia (vean las picadas experimentadas por los Saints, Chargers, Giants). El hecho que Pittsburgh no se haya ido en picada no se debe a la suerte, sino al desarrollo interno de sus jugadores drafteados y a la esporádica incorporación de agentes libres que complementen el roster. Los agentes libres no llegan a Pittsburgh para ser “Salvadores”.

Draft_WarRoom_187-nfl_large_580_1000

Para cerrar la idea:

Existen varias filosofías para formar administrar rosters en la NFL, aquí las más comúnes:

Los Millenials

a) Tener un pequeño grupo de jugadores clave e incorporar a muchos agentes libres de alto, mediano y bajo perfil cada año. La rotación de jugadores es muy alta (Nueva Inglaterra, Indianapolis). Esta práctica, muy utilitaria, le ha funcionado a NE pero tiene como defecto que los jugadores no se interesan por el equipo y viceversa. Son equipos fríos y de ambiente hostil.

colts

El fondo del barril

b) Ser un equipo eminentemente perdedor o mediocre. Tener un equipo armado a punta de selecciones altas de Draft, lleno de jugadores baratos con contratos de novato y aderezar el roster con agentes libres caros de muy alto perfil (Jaguares, Cleveland, Jets).

nyj

Los Veletas

c) Los equipos que mezclan su forma de hacer negocio conforme se dan las cosas en el mercado (Washington, Arizona, Texanos, San Francisco, Filadelfia, Baltimore). Con resultados muy variables. Mantienen un grupo de sus jugadores drafetados pero no tienen empacho en traer a agentes libres que se acomoden a su esquema, aunque ello implique cortar el desarrollo de sus jugadores.

redskins

Los de la Vieja Escuela

d) Los equipos de la Vieja Escuela, que se basan en el Draft, que se fortalece poco a poco por medio de jugadores “nacidos” en su equipo (Pittsburgh, Cincinnati, Green Bay, Chicago, Dallas). Estos equipos creen en sus selecciones y buscan desarollarlas, rara vez hacen canjes o cortes de jugadores de segundo o tercer año. recurren a la agencia libre como puente entre jugadores novatos y veteranos. No se caracterizan por tener grandes contrataciones de agentes libres.

steelers

Ningún sistema es perfecto. Alguna vez un gran talento se irá de Pittsburgh por razones económicas (Woodson es un doloroso ejemplo), sin embargo, Pittsburgh seguirá fiel a su identidad. Ningún jugador ni ningún contrato por encima de la estabilidad financiera del equipo y sus principios. El equipo no va a hipotecar su futuro por un jugador o por la urgencia de la edad de Ben. El equipo estuvo allí antes y estará allí después de ambos.

Nos leeremos pronto.

carlos-rosado

Fotos: USA Today, Steelers.com, Redkins.com, Jets.com, SteelersDepot.com, Yahoo Sports

Anuncios

9 replies »

  1. “Ese mito, que ronda los rincones más ignorantes y amarillistas de la afición Acerera, es uno de los más absurdos y estúpidos.”

    Parafraseando a Dan Rooney (Q.E.P.D.) “Me arrepiento que hayamos dejado libre a Franco Harris por diferencia de unos cuantos dólares, de tener la oportunidad de nuevo, cedería para que se quede… y Rod Woodson en segundo lugar, quizás empatado con Harris”

    Y tenemos el caso de Faneca que fue ProBowl 2 años seguidos con Jets y su carrera, te equivocas, pero NO estaba en declive y tenemos el caso de Mike Merriweather que pasó por una disputa salarial después de años consecutivos como All Pro y tienes el caso de la temporada del ’76 en la que Jack Lambert pidió que lo cambien de equipo porque no lo valoraban y de Mel Blount que fue hold out toda la pretemporada por las mismas razones y que de haber existido la agencia libre se hubieran ido a otro lado.

    El equipo tiene la política de solo asegurar el contrato del QB más allá del primer año, cualquier otra posición (Que no esté en contrato de novato), solo tiene asegurado su primer año de contrato y se ha perdido talento, por dejarlo ir al no pagar lo que vale el jugador en diferentes épocas y otro equipo ajusta su CAP para pagarle lo que vale.

    Tú le llamas absurdo y estúpido a pensar que son codos… Yo te invito a analizar ¿Cuántos años no tomó suplir el talento de Harris? ¿El talento de Faneca? ¿El talento de Woodson? ¿Cuántos años tomó a que un OLB tuviera la producción de Merriweather? Cuando eran jugadores YA EN EL EQUIPO, eso me suena más absurdo y estúpido.

    Saludos.

    Me gusta

    • Hola Luis, el ejemplo de Woodson queda asentado en el artículo como un error lamentable. Lo de Faneca y Harris queda claro, dos jugadores en los últimos capítulos de sus carreras, a quiénes sobrepagarles no les regresaba su juventud. El equipo ha sabido (durante décadas) mantener equipos competitivos con finanzas balanceadas. El hecho que menciones los mismos nombres una y otra (y otra) vez denota que esos casos son la excepción y no la regla. Sobrepagarle a un jugador (aún con su gran talento) es un detrimento hacia el equipo y su estructura. Aún cuando se deje (ocasionalmente) ir talento. Las finanzas no están peleadas con la razón ni con la tradición. Keisel, Taylor, Polamalu, Smith, Ward, Antonio Brown, y muchos otros, pusieron el dinero en segundo plano para poder quedarse en un equipo que no podía sobrepagarles. Hay otros talentosos (como Bell) a quiénes les importa más el dinero. Allá ellos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.