OPINIÓN: Not personal, just business

-Por Carlos Ortega

Amigos de Steelers 360 la segunda temporada de la novela “Show me the money” protagonizada por Le’Veon Bell se ha vuelto algo cansino. Tanto que dudé mucho en escribir este post porque es algo mentalmente desgastante porque además es un tema que está dividiendo completamente a la Nación de Acero.

Hace un año la trama de la novela era el DINERO GARANTIZADO que le ofrecieron a Bell y a quien le pareció muy poco el porcentaje. El propio Bell develó que para 2017 le ofrecieron 13.3 millones de dolares en promedio por 4 años, ganando 30 MDD en los primeros 2 años, 12.2 MDD en el tercero y 11 MDD en su último año.  Conociendo la política del equipo, yo no creo que le hayan ofrecido más del 30% de dinero garantizado (16 MDD) y esto provocó que no llegaran a un arreglo. Desconozco que cantidad de dinero garantizado pedía Bell, pero en medios de Pittsburgh se especula que eran de 30 a 40 millones (56-75%). Como todos sabemos Bell NO participó en ninguna de las actividades de pretemporada del equipo, firmó su oferta y se reportó apenas 6 días antes del inicio de la temporada.

https://platform.twitter.com/widgets.js
Para este año las señales han sido terriblemente desconcertantes por parte del jugador. Un día dice una cosa y al siguiente dice otra. Un día está dispuesto a negociar y al siguiente amenaza. Un día se comporta como un hombre centrado y al siguiente como un crío berrinchudo.

Y por desgracia para ambas partes llegó el 6 de marzo y el equipo no tuvo más remedio que poner el tag de franquicia al RB quien en caso de firmar su oferta va a recibir 14.5 MDD garantizados en su totalidad. El propio Bell explicó la situación de la manera mas simple (yo la calificaría de “simplona”) con un “no llegamos a un número de acuerdo; ellos están muy bajos o piensan que yo estoy muy alto” y remató con que no piensa ceder un ápice en lo que el cree que vale.

También en estos días comentó en entrevista para Billboard Magazine que este año no se lo va a poner tan fácil al equipo en cuanto al momento en que va a reportarse. Que lo mismo puede reportarse para el primer partido que para la semana 10, dependiendo de como se sienta al momento de decidir. Y en una transmisión en Instagram nuevamente divagó respecto a este tema, pero aunque por la tarde había dicho que su amenaza de retiro no era un bloff, en dicha transmisión en vivo dijo que no iba a parar.

Y como remate comentó que ya aprendió que no se puede negociar el dinero garantizado con los Steelers y que se tiene que ir año por año, es decir que quiere mínimo 14.5 MDD por año durante 4 años y que los quiere por adelantado. Es decir, prácticamente Bell quiere el valor de esta etiqueta de franquicia, con 100% garantizado y durante los próximos 4 años, obviamente con un contrato seguro. Simplemente irracional pues deja al equipo sin margen para reestructurar y hacer espacio a futuro en el tope salarial.

CONCLUSIONES

Hoy la afición de acero está muy dividida y todo mundo se lo toma personal. Unos dicen “páguenle lo que pide” y otros dicen “no lo vale, que se vaya”. Personalmente creo que esta situación NO es benéfica para nadie, el equipo pierde al jugador, el jugador pierde seguridad contractual y la afición se divide.

Todos tenemos derecho a buscar ganarnos la vida buscando el mayor ingreso en la actividad que desempeñamos y de eso no tengo la menor duda. De la misma manera que todos tenemos derecho a valorarnos y ser valorados de la manera que mejor juzguemos conveniente. Y por otro lado, las instituciones tienen sus propias políticas y maneras de hacer negocios y tienen que cuidar sus finanzas.

Me parece equivocado que aficionados que salimos diario a buscar ganarnos la vida y proveer seguridad a nuestras familias tratemos a Bell de “mercenario” o “codicioso” pues finalmente (y aunque evidentemente a otra escala monetaria) el jugador está intentando hacer lo mismo que nosotros: obtener el mayor beneficio económico por el trabajo que desempeñamos.

Me parece igualmente equivocado que haya aficionados que acusen a la directiva y dueños del equipo de “pichicatos”, “tacaños” o “codos” siendo que estos aficionados NO han invertido un sólo centavo ni han arriesgado su dinero en el equipo (no, comprar productos no califica como inversión o riesgo, nadie los obliga a comprar nada) pero aún así lo hacen con una ligereza brutal, como si le estuvieran ofreciendo cacahuates al jugador.

Es muy fácil desde la comodidad del sofá destrozar a una y otra parte. No amigos, no es personal son negocios

Nosotros como aficionados tenemos que ser asertivos y entender que esta es una DISPUTA LABORAL y en este tipo de asuntos no hay buenos ni malos, ni tampoco hay lugar para sentimientos. Ni Bell es un “esclavo moderno explotado trabajando por cacahuates” ni los Steelers son “pichicatos, codos y tacaños casi-esclavistas”. Tampoco Bell es un “maldito mercenario codicioso que solo sabe medir en dinero” ni los Steelers son una “organización de caridad que esta siendo sangrada por Le’Veon”. Nada de eso. Por un lado está Bell que es un jugador que pide le paguen lo que cree que vale y por otro lado tenemos a una organización que tiene que pensar en otros 52 jugadores para mantener un equipo competitivo y con finanzas sanas. Y el punto es que no logran ponerse de acuerdo porque obviamente cada quien defiende su posición.

En el caso de Bell lo que a mi lo que me genera mucha comezón es ver a un muchacho que un día saca un tuit exponiendo su amor por la ciudad de Pittsburgh, por los Steelers y hablando sobre su deseo de permanecer en el equipo el resto de su carrera deportiva y momentos después sus acciones, palabras y actitudes reflejan justo lo contrario. Y con una opinión cambiante cada 5 minutos respecto a como va a proceder.

A Bell hay que recordarle que existe un gran pastel llamado TOPE SALARIAL y que ese gran pastel tiene que dividirse entre 53 personas y debe alcanzar. Eso es chamba de la organización. Bueno, pues la organización está haciendo su trabajo y le está diciendo a Bell “te puedo pagar lo que tu pides pero NO puedo como tu lo pides (dinero garantizado) porque no tengo espacio, porque si lo hago me dejas sin margen de maniobra y porque no voy a comprometer el futuro del equipo”

Y si bien es cierto que hay una larga lista de jugadores que se han ido del equipo desde que existe la FA por desacuerdos contractuales para lograr ese segundo contrato, también es cierto que hay una larga lista de jugadores que han firmado sus segundos y terceros contratos sin ningún problema y han estado toda o casi toda su carrera en el equipo.

Los Steelers NO le están pidiendo a Bell que juegue por cacahuates. Le están ofreciendo seguir siendo el RB mejor pagado de la liga (y por mucho). Ahora ya queda la decisión en Le’Veon para ceder y llegar a un acuerdo que beneficie a todos o mantenerse en su posición y que las cosas terminen mal para alguna de las partes. Que razón tuvo Hines Ward cuando dijo que en el vestuario de esta versión de los Steelers había muchos “yo” y muy pocos “nosotros, el equipo”.

Como aficionado quiero que Bell siga siendo parte de los Steelers, es el mejor RB de la liga y tiene que estar en el mejor equipo, pero no a cualquier precio. Esta novela está muy lejos de llegar a su fin. Yo sólo les recuerdo, NADIE POR ENCIMA DE LA INSTITUCIÓN.

Anuncios

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.