Steelers: Digiriendo lo sucedido

-Por Carlos Ortega

Amigos de Steelers 360 cuando te despides de una temporada prometedora tan temprano siempre se genera un sentimiento de frustración brutal. Frustración por lo que puso ser y no fue, frustración por saber que se contaba con el talento suficiente para ganar, frustración por las decisiones tomadas y por las no tomadas, frustración por la mala ejecución…frustración.

Abundar en lo sucedido dentro del partido en este espacio me parece por demás ocioso y odioso. Todos vimos lo que sucedió, o por lo menos quiero creer que todos lo vimos. Algunos lo vieron a través del ojo del pesimismo para alimentar sus odios. Otros lo vieron con los ojos del optimismo y la esperanza con el desencanto como resultado. Y sin importar los ojos con que lo vimos, todos terminamos con frustración.

Y todos hicimos catarsis de diferente manera. Hemos visto en internet vídeos con personas gritando, rompiendo su pantalla o maldiciendo. Otros decidieron salir con la familia, dormir, beber, comer. Otros se dieron vuelo insultando al equipo en las diferentes redes sociales y blogs, desde el dueño hasta el señor que barre los pisos, obviamente deteniéndose especialmente para “atender” a la mamá de Tomlin. Todos hicimos catarsis y ¿como no hacerlo? Tenemos los aficionados el DERECHO de hacerlo además de la manera de nuestra preferencia. “Cada cual muere a su modo” rezaba Joan Manuel Serrat.

Pero pasada la catarsis tenemos que digerir varias cosas:

Primero que nada y esto va especialmente para los que padecen de “tomlinitis aguda crónica”, Tomlin ha firmado una extensión y la única persona que puede decidir sobre si lo echa a la calle aún con su extensión o lo conserva se llama Art Rooney II y no un grupo de fanáticos enfurecidos o de periodistas con agendas personales. El único lugar donde encuentran eco es en otra serie de aficionados igual de furibundos y todo termina pareciendo platica de borrachos queriendo arreglar el mundo. Ajo y agua para digerir esto señores.

Después tenemos que digerir el hecho de que tenemos un equipo muy talentoso y prometedor, pero NUNCA en la historia del deporte se ha sabido que un equipo gane un partido ANTES de jugarlo, ni con su palmarés, ni con su jersey o sus colores. Y la mayoría menospreciamos a un equipo claramente inferior en talento pero que tuvo la CONVICCIÓN de ganar como los Jaguars. Dos cucharadas de humildad para curar esto.

También tenemos que aprender a digerir el hecho de que este deporte es de conjunto y además es una combinación de PLANEACIÓN, DECISIÓN y EJECUCIÓN y ayer fallaron las 3. Hubo carencias en el coacheo, hubo malas decisiones y hubo malas ejecuciones. No perdió Tomlin o Ben o Haley o Heyward. Perdió el EQUIPO. Culpar a un sólo individuo de la derrota es tan burdo como culpar a un gobernante de todos los males de un país.

Y si no sabemos digerir esto, si nos quedamos con los “hubiera”, si nos anclamos en las grandes glorias del pasado, si seguimos comparando este presente con ese pasado no vamos a aprender a disfrutar a nuestro equipo y cada vez va a ser más difícil renovar nuestra fe. Decía el gran Flaco de Ubeda: “No hay nostalgia peor, que añorar lo que nunca jamás sucedió”.

Para nosotros los aficionados cuando termina una temporada siempre tendremos la siguiente y es una gran ventaja que muchos jugadores y coaches no tienen. Hay que terminar de mascullar nuestra desgracia y nuestro coraje, hay que digerirlo y finalmente renovar nuestra fe, seguir creyendo en esta organización ejemplar.

En este espacio y en otros veremos análisis, opiniones, números, conclusiones y especulaciones. Pero la ventaja de nosotros los aficionados es que no tenemos voz ni voto en lo que sucede al interior del equipo ni en las decisiones que se toman (si así fuera estaríamos en el hoyo con tanta bipolaridad).

Pero para los que si toman decisiones y saben su negocio, viene el tiempo de analizar las cuentas rendidas por jugadores y staff, viene el tiempo de tomar decisiones y proyectar el futuro inmediato y renovar el objetivo de cara a la siguiente temporada.

 

 

Anuncios

2 replies »

  1. Excelente. Gracias. Es un desahogo tremendo leer esto. Y bien lo dices, a seguir fiel al equipo y sobre todo a seguir disfrutando de este deporte y de los Steelers que tanto amamos. Muchos se lo toman tan en serio, que me preocupa, no hay que caer en extremos. La vida sigue y veremos otra historia la proxima temporada. En lo personal, mi gran sueño era ver un juego en vivo en Heinz Field, lo logré en 2015 y ver a Big Ben, Brown y Bell llenó mi alma y cambió mi percepcion del equipo. Ojalá y pueda regresar a ver otro juego la próxima temporada, pues le queda poco tiempo a mi jugador favorito, mi amado QB Big Ben. Saludos.

    Me gusta

    • Gracias por tus palabras Lucia y por leernos. Créeme que para mi fue un desahogo escribirlo, esa fue mi catarsis de algún modo. Lo que bien dices es preocupante. Está bien la pasión y todo pero en algunos casos veo y leo que para muchos este hermoso deporte y nuestro equipo no cumple con la función de ser un pequeño medio para ser felices. Por el contrario, de repente leo mucho sufrimiento de algunos aficionados y en ocasiones pareciera que odian al equipo. En fin, cada cabeza es un mundo. Saludos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.