Steelers: Lo bueno, lo malo y lo feo (Temporada Regular 2017)

-Por Carlos Ortega

Amigos de Steelers 360, la semana pasada omitimos esta sección porque sinceramente las vacaciones pudieron más que su servidor. Así que en esta semana decidimos hablar en este espacio de lo ocurrido en lo general durante la temporada.

Y si, yo se que elegir lo mejor y lo peor de toda una temporada es realmente pretencioso y ambiguo, pues estamos hablando de 16 partidos. Pero bueno, trataremos de encontrar lo que para nuestra forma de ver las cosas fue lo bueno, lo malo y lo feo del equipo en la temporada regular.

LO BUENO

CONVERSIONES DE 3er DOWN

Al inicio de la temporada las conversiones de 3er down eran casi un huésped permanente en esta serie, sólo que en el apartado correspondiente a “Lo malo” pues el equipo presentaba en cada partido serios problemas en esta área y para la semana 8 se ubicaba dentro de los peores de la NFL en el tema de conversiones de 3er down con 39/103 para un bajo 37%. Incluso en las semanas posteriores al bye (10 y 11) la tendencia era la misma, pero a partir de la semana 12 se mejoraron sustancialmente. En la segunda mitad de la temporada, aún con el bajo rendimiento contra Browns, el equipo consiguió un 50% de efectividad en 3er down (53/106)

Al final, gracias a ese horrible 3/10 del partido contra Browns, se terminó en el lugar #2 de la Liga en este departamento con un total de conversiones de 92/109 para una efectividad del 44%, sólo detrás de los Falcons.

Y evidentemente este es un apartado muy importante en la progresión y desarrollo del equipo pues representa la capacidad de establecer control del balón, avance del balón y series largas consumidoras de tiempo.

PRESIÓN AL QB

Uno de los problemas que provocaron en su momento la salida de LeBeau es que con el veterano coach había bajado notablemente la cantidad de blitzes y sacks y por lo tanto los QBs rivales tenían mucha libertad para destrozar el esquema de cobertura zona de Coach Dad. La última temporada de Dick LeBeau como DC, el equipo disparó un 28% de veces contra el QB rival y en esta temporada 2017 se mandaron disparos en el 33.2% de las veces. Pero lo importante de esto es la cantidad veces por snap que se logró presionar al QB para apurarlo, golpearlo o capturarlo.

Entre la DL el jugador que tuvo mejor promedio fue Stephon Tuitt quien logró una presión cada 11.4 snaps (esto a pesar de sólo haber logrado 3 sacks). Obviamente le siguieron Heyward (presión cada 14 snaps) y Hargrave (presión cada 18.8 snaps). Todos ellos mejoraron su promedio de presión de acuerdo al año pasado, especialmente Hargrave quien mejoró de 26.4 a 18.8.

Entre los OLBs, quien tuvo el mejor promedio fue T.J. Watt quien logró una presión cada 9.6 snaps, lo cual es una brutalidad y supera lo hecho por cualquier OLB de los Steelers en 2016 y 2017. Para darnos una idea, en 2016 el mejor en este departamento fue James Harrison quien lograba una presión cada 14.5 snaps. Detrás de Watt quedaron Dupree (presión cada 12.5 snaps), Moats (presión cada 14 snaps) y al fondo Chickillo (presión cada 23.3 snaps).

En cuanto a los ILBs, obviamente el que fue lanzado más veces en blitz fue Vince Williams (52 desde ILB y 26 desde OLB) y lideró en esta estadística a los LBs en general con 8.0 sacks.

Y respecto a la secundaria, fue notorio el aumento de blitzes por parte de esta unidad. Hilton fue disparado un total de 76 veces en blitz, la mayoría desde el slot. En cuanto a los CBs que juegan por fuera, fueron disparados en 12 ocasiones y en cuanto a los safeties y/o niquel CBs fueron disparados hacia el QB en 18 ocasiones.

Para este año bajó la cantidad de blitzes en relación a 2015 en un 6% sin embargo mejoró la calidad y el equipo se ubicó como uno de los mejores de la NFL en cuanto a la generación de presión al QB. ¿Resultado? 16 INTs para estar en el Top 10 y 56.0 sacks para romper el récord de la franquicia y liderar la NFL en ese departamento. Un total de 15 diferentes jugadores tuvieron por lo menos 1.0 sack

LO MALO

ZONA ROJA

Esta temporada fue realmente terrible en lo que se refiere a zona roja tanto ofensiva como defensivamente. Y esta falla en la ejecución en dicha zona del campo genera muchos problemas, especialmente genera que partidos que se pueden ganar con relativa comodidad no se puedan consumar, pues mientras el rival anota de 6 puntos, en muchos casos los Steelers sólo anotan de 3 puntos.

Y los números no mienten en este caso: apenas el 50.8% de las ocasiones que el equipo entró a zona roja terminó en TD (rank #22), mientras que a nivel defensivo, los rivales anotaron TD en el 61% de sus ocasiones en la zona roja de los Steelers (rank #28).

De cara a los playoffs estos números se ven terribles, pues estamos ya en una fase donde no hay mañana y hay que aprovechar al máximo las oportunidades que se tienen dentro de zona roja y evitar que el rival haga lo propio, por lo que esperamos mejoras significativas

JUEGO TERRESTRE

Históricamente el juego terrestre de los Steelers ha sido una de sus grandes fortalezas. Hemos visto pasar a hoy integrantes del Salón de la Fama y hoy mismo tenemos al que sin duda es el mejor RB de la Liga en la figura de Le’Veon Bell.

Sin embargo en esta temporada ha sucedido algo que no ha permitido que el equipo se ubique en buena posición cuando se trata de correr el balón. En esta temporada 2017 se ocupó el lugar #20 de entre los equipos de la NFL cuando hablamos de correr el balón, a pesar de que Bell terminó #3 en yardas ganadas y en TDs anotados.

El problema viene cuando vemos primero el total de yardas ganadas por partido (104.2 yds/partido) y peor aún, el promedio de yardas por acarreo (3.8 yds/att). Y se pone peor la cosa cuando hablamos de que NO se generaron jugadas explosivas por esta vía. Apenas 6 jugadas de +20 yds (ranking #28) y CERO jugadas de +40 yds que obviamente nos coloca en el último lugar de la NFL. Los únicos apartados del juego terrestre en los que los Steelers se ubican en el Top 10 de la Liga es en fumbles, donde con apenas 4 se ubican en el lugar #3.

Si somos honestos, la cantidad de yardas que corrió Bell (1,291) son pocas si tomamos en cuenta que es el RB con más acarreos en la Liga con 321.

LO FEO

JUGADAS EXPLOSIVAS DE LOS RIVALES

Uno de los problemas que tuvo la defensiva de los Steelers es la cantidad de jugadas explosivas que permitió en esta temporada, tanto por pase como por carrera. Con 13 jugadas de +40 yds por pase permitidas se ubicó en el #29 de la Liga y con 3 jugadas de +40 yds por carrera permitidas se ubicó en el lugar #28 de la NFL. Y mejor no ampliemos esto a jugadas de +25 yds porque las cosas se ponen peores, sobretodo para la defensiva contra el pase.

¿Razones? Son muchas y muy variadas. Fallas en el diseño del esquema de coberturas, fallas en la ejecución de las coberturas por parte de los jugadores, problemas de comunicación entre los jugadores, tackleadas falladas por problemas de técnica, tackleadas falladas por privilegiar el golpe sobre el candado son sólo algunos de esas razones.

Esperemos que las cosas cambien de cara a los playoffs porque pueden significar el ganar o perder.

LESIONES

Va un poco de la mano con lo anterior. En todas las temporadas, en todos los equipos hay lesionados. En 2017 en el caso de los Steelers no fue la excepción. El problema es que en el caso de nuestro equipo fueron lesiones que terminaron siendo muy significativas por el aporte de los lesionados y sobretodo por su magnitud.

En el caso de Haden, sufrió una fractura de la parte alta del peroné que resultó NO ser algo que acabara con su temporada pero en su ausencia la defensiva contra el pase simplemente hizo agua. Por fortuna está de regreso y sólo es necesario que retome el nivel que mostró antes de caer.

En el caso de Shazier la cosa simplemente está siendo catastrófica. Primero que nada porque Ryan no se ha podido levantar de una silla de ruedas (aunque ya pudo acudir a ver la práctica de hoy y participar en las juntas técnicas) debido al brutal golpe que le lesionó seriamente el cordón espinal. Segundo porque no sabemos siquiera si volverá a tener una vida normal. Y finalmente porque ha impactado directamente en el rendimiento de la defensiva contra la carrera que ha tenido muchos problemas a raíz de su ausencia.

Los datos precisos sobre las ausencias de Shazier y Haden los pueden encontrar en el post de su servidor titulado “Steelers: ¿Y la defensiva?”

Y si, también hubo otras lesiones que afectaron pero por fortuna se pudieron sobreponer a ellas como en los casos de McDonald, Foster e incluso la de Antonio Brown (que aún no sabemos que tanto alcance tendrá en cuestión de ritmo) y la de James Conner quien fue bien sustituido por Ridley.

LO DESTACADO

LA CLASE DEL DRAFT 2017

Es muy prematuro definir o argumentar si la Clase 2017 es buena o mala; los expertos hablan de que se puede calificar categóricamente a una generación de picks tras 4 años y en eso estoy totalmente de acuerdo pues es el periodo en el que sabremos si se hicieron merecedores de un contrato nuevo o no.

Pero en este caso, ha sido un buen inicio para los que fueron elegidos en 2017: T.J. Watt no sólo fue titular desde el día 1 (por encima de Harrison) sino que ha puesto números más que interesantes. JuJu Smith-Schuster rompió récords de franquicia para un novato de los Steelers y fue injustamente excluido de la lucha por el trofeo al Novato del Año. James Conner demostró calidad, poder y velocidad en los pocos acarreos que tuvo, y aunque tiene detalles por pulir su futuro es brillante. Cam Sutton estuvo en lista de IR pero regresó para aportar desde el primer partido que estuvo activo, ciertamente mostrando novatez pero también recursos interesantes. Brian Allen poco a poco se fue convirtiendo en un baluarte de ST y se quitó el estigma de “no saber tacklear”. Todavía hay que ver a Keion Adams quien estuvo en IR toda la temporada pero se hablan muchas cosas de este chico, sobretodo por el hecho de ser casi un clon del Coach Joey Porter.

Los “negritos del arroz” fueron Josh Dobbs quien fue incapaz de desplazar del lugar de QB2 a un Landry Jones que estuvo lesionado toda la pretemporada. Y del mismo modo Colin Holba (hoy con Jaguars) quien no fue competencia para Kanaday y ni siquiera logró un lugar en el roster final a principio de temporada.

Como pueden ver amigos míos, NO hablé de casos individuales sino de cuestiones de equipo. Los casos individuales los analizaremos al término de los playoffs. Se viene la parte interesante del año, la parte donde se separan los niños de los hombres y el equipo deberá corregir muchas cosas aún. Sin embargo las cosas lucen prometedoras.

Esperemos que las siguientes semanas este espacio sólo se llene de “Lo bueno” y dejemos “lo malo y lo feo” para después del 5 de febrero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.