Patriotas…¿ahora sí? (ofensiva)

Los partidos contra Patriotas son un tema muy sensible para la fiel afición Acerera. Lo racional normalmente queda de lado y se exige una victoria, sea como sea. Desde la semana 1 – y mientras escribo estas líneas- se pueden leer y escuchar decenas de comentarios tipo “con esta defensa NE nos va a destrozar“, “Brady tiene la medida de Pittsburgh“, “esta ofensiva predecible no va a asustar a Bellicheat“, “Haley no sirve”, “esto no hubiera pasado con López Obrador”,”Tomlin no sirve, Butler no sirve“,”Tomlin no prepara al equipo“, etc.

Es tal el Síndrome Postraumático de algunos aficionados Acereros, que parece que están más pendientes de los partidos de Nueva Inglaterra que los de Pittsburgh. Aún con un equipo con un récord de 11-2 están a la defensiva. En parte lo entiendo, tenemos envidia por los campeonatos recientes, mucho coraje por los numerosos aficionados villamelones de Patriotas que sólo saben trolear (no son todos, hay muchos decentes) y hay mucha frustración por la amenaza del sagrado número 6 de Lombardis. La negatividad es abrumadora.

Bell

Siendo así ¿por qué habría de colocar de nuevo mi salud mental en la línea? ¿debo ilusionarme?

La respuesta es sí. Hay muchos factores que colocan una sombra sobre el partido y que son producto de la percepción, de eso se alimenta NE, del miedo. Veamos estos factores:

Factor 1

Big Ben. En el duelo de temporada regular del año 2016 (derrota 27-16) Ben estaba lesionado. Landry Jones lanzó un juego cerrado pero no fue suficiente para sacar a una victoria. Jones registró un TD, una INT, 289 yardas y completó 29 de sus 47 intentos (61%).

En ese partido Pittsburgh convirtió apenas 5 de 12 en terceras oportunidades (41%), lo cual se reflejó en que el en 3er y 4to cuartos sólo se anotaron dos goles de campo. Pittsburgh estuvo 20-13 en el 4to cuarto, tuvo la serie ofensiva del empate y todo terminó en un gol de campo de 44 yds que puso las cosas 20-16 con 14:44 por jugar. Pittsburgh no anotaría de nuevo.

Ben

Ben viene encendido luego de una racha de ocho victorias seguidas. Superó su bache y por mucho, sus cifras son impresionantes, pero lo más importante es que condujo al equipo a victorias en el 4to cuarto en cuatro partidos seguidos. Ben está en un rol de líder indiscutible y cuando Ben muestra este lado, le puede ganar a cualquiera. La última vez que Ben enfrentó a Patriotas en Heinz Field ganó el partido. Sus números fueron muy buenos: 36/50 en pases 72%, 365 yardas, 2 TDs, 1 Int . La mesa está servida para Roethlisberger.

Factor 2

Otras dos Killer B´s llegan en plenitud. En el partido como local del 2016, AB y Bell produjeron 255 yardas de las 375 yardas totales del equipo (68%). Buenas cifras, pero la centralización del juego en ellos dos produjo que fuese más sencillo defender para Patriotas. No me malentiendan, el juego debe pasar por ellos dos, pero cuando concentras el 52% de tus pases (de 46 pases no interceptados 24 fueron dirigidos al #84 o al #26) te vuelves predecible y susceptible a las dobles coberturas, intercepciones o pocas yardas después de la recepción.

AB2

Veamos las cifras en ese juego:

AB tuvo 7 recepciones en 11 pases para 106 yardas, pero 51 de sus yardas llegaron en una sola recepción, las seis restantes promediaron sólo 9.1 yardas. 0 TDs.

Bell tuvo 10 recepciones en 13 objetivos para 68 yardas aéreas. Su recepción más larga fue de 22 yardas, lo que arroja que las 9 restantes fueron para un promedio de 5 yardas. 0 TDs.

Landry no se distingue por alargar jugadas o por su puntería. En este partido tanto Bell como Brown llegan como los #1 en sus áreas. Si bien Bell ha batallado para dominar en el juego terrestre, ha sido lo suficientemente efectivo en yardas totales y Brown es un fenómeno. Todo pinta para que sea otra historia.

Factor 3

El reparto. El año pasado el complemento ofensivo era muy distinto (por no decir limitado). Hay que darle el beneficio de la duda a Landry, ya que a pesar de fijarse en Bell y AB, buscó por momentos repartir el balón con otros jugadores (tuvo poco éxito): pasó para 107 yardas en 22 pases (4.86 yardas por pase).

Veamos las cifras:

DHB tuvo 7 pases para 3 recepciones y 30 yardas totales, 14 yds fue la más larga. Jesse James tuvo 2 pases para 2 recepciones y 18 yardas totales, 10 yds la más larga. Cobi Hamilton tuvo 6 pases para 3 recepciones y 36 yds, 17 yds la más larga. Xavier Grimble  tuvo 5 pases para 2 recepciones y 14 yds, 9, la más larga. David Johnson una recepción para 5 yds  y Sammie Coates un pase para 4 yds.

Este año, además de AB, Bell, Jesse James (que ha mejorado), Grimble (que ha mejorado en zona roja) y DHB; Ben contará con Eli Rogers (el año pasado fue sentado por disciplina), Martavis Bryant (su primer juego vs Patriotas) y JuJu Smith-Schuster (novato maravilla).

eli

El de este año es un equipo muy distinto en ofensiva, que ofrece variantes para preocupar a la defensa de Patriotas en todos los frentes. ¿Quién será el hombre clave en ofensiva para Steelers?. Nos leeremos pronto.

 

Fotos: steelers.com

Anuncios

4 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.