De fantasmas y paradigmas.

Buena tarde, amigos de los 360 grados de acero.

Estamos a pocas horas de que el Heinz Field sea anfitrión de los Baltimore Ravens y se convierta en un campo de batalla, uno que definirá matemáticamente la División Norte de la AFC. Uno que nuestros Steelers deben ganar, en honor a nuestro número 50, el gran Ryan Shazier.

Foto 10-12-17 15 03 07.jpg

Y será un juego que, de ganarse, sería la primera vez desde la campaña de 2008 en que los aurinegros barran la serie. Algo que sin duda los aficionados de Pittsburgh, desde el nacimiento de los Ravens como franquicia en 1996, pocas veces hemos tenido la oportunidad de disfrutar. Un ingrediente invaluable en esta, la rivalidad más importante que nuestro equipo ha tenido en los últimos veinte años.

Y es que desde ese año, 1996, solamente en cinco ocasiones nuestros Steelers se han llevado los dos juegos en temporada regular, esto ha sido en 1997, 1998, 2002, 2007 y 2008. Pero más aún, la siguiente semana se viene un duelo clave también en el Heinz Field, cuando Tom Brady y sus New England Patriots visiten Pittsburgh, quizás en el duelo definitorio por ser el primer sembrado en la AFC.

Pero, se preguntarán ¿a que vienen estos datos, que sin duda ya todos conocemos?

Hace algunos días comentábamos con los amigos de Steelers360 que esta ha sido una campaña con muchas circunstancias especiales: hemos tenido alegrías en la llegada (y hasta el momento ascendente) campaña de T.J. Watt, la de JuJu Smith-Schuster, el silencioso pero imponente año que está teniendo Cam Heyward con sus nueve sacks, la de Antonio Brown liderando la Liga en yardas recibidas, o la de un estelar jugador a la defensiva secundaria en la persona de Joe Haden; así como también hemos tenido momentos grises como la pretemporada de Le´Veon Bell, los berrinches de Martavis Bryant o la absurda suspensión de Smith-Schuster esta semana; y claro, hemos vivido momentos dolorosos, como la partida de Dan Rooney y las lesiones recientes del propio Haden, pero principalmente de la bujía llamada Ryan Shazier.

Hay otras cuestiones igualmente importantes, como el tibio e irregular arranque de temporada de Ben Roethlisberger, quien afortunadamente ha logrado ir saliendo de ese bache, regresando al nivel de quarterback de primer nivel, en la época en que más se requiere que los liderazgos den el impulso necesario al equipo para estar en los primeros planos.

Y comentaba también que, en los momentos de oscuridad en esta campaña, cuando parecía que los fantasmas de antaño iban a seguir vigentes contra el equipo, cuando la sombra de la duda se ponía en la mente de muchos, ocurría algo que nos volvía a desgarrar de emoción y alegría. Verdaderos golpes de acero a esos fantasmas, a esos paradigmas.

Como olvidar por ejemplo el arranque de temporada con dos victorias consecutivas, una de ellas propinada a un peligroso y contendiente equipo como son los Minnesota Vikings, para luego caer de forma increíble ante un equipo irregular como son esta campaña los Chicago Bears. O, semanas después, el trago amargo que nos hicieron pasar los Jacksonville Jaguars, en uno de los peores juegos en la carrera de nuestro número 7, para luego dar otro golpe de autoridad derrotando a los entonces invictos Kansas City Chiefs.

Así las cosas, el equipo, si bien se ha complicado innecesariamente en juegos ante equipos irregulares, como el de la semana diez ante los Indianapolis Colts, y otros también ante equipos en ascenso, como los Tenneesee Titans en la semana once, esta campaña el equipo se ha sacudido el fantasma de perder ese tipo de juegos. Porque un equipo importante debe ganar también pese a sus irregularidades. Han aprendido, de la manera difícil, a sacar la casta, el talento y por que no mencionarlo, a forjar la suerte que debe acompañar a los equipos grandes, para sobreponerse a esas dificultades. Han comenzado a derrotar fantasmas y malos paradigmas.

O que me dicen de la victoria en la semana cuatro, de visita en la casa de los Ravens, en un juego que, al ser el inmediato siguiente a la vergonzosa derrota ante los Bears, muchos daban anticipadamente como otro revés seguro. Que si Ben no sabía ganar en gira, que si los Ravens tomarían el mando de la división, en fin, muchos y muchos argumentos que fueron echados abajo por por las huestes comandadas por Roethlisberger y Heyward. Otro fantasma que se sacudía. Otro paradigma que se cambiaba.

Foto 10-12-17 15 09 20.jpg

Y bueno, como mencionaba en líneas anteriores, la siguiente semana se viene otro duelo durísimo ante Brady y los Patriots. Y si bien ha existido una constante negativa para nuestros Steelers cuando enfrentan a los de Boston, que son un rival incómodo, también es cierto que no son invencibles. Son un equipo al que hay que respetar, y por lo mismo, sacar la mejor versión de cada uno de los jugadores aurinegros. Un reto más para demostrar que Pittsburgh tiene argumentos de sobra para ser considerado como el rival a vencer en la AFC y para llevarse el Super Bowl LII.

Hoy espero evidentemente una victoria de mis Steelers sobre los Ravens. Una victoria que no deje duda de quien es el dueño y señor de la División Norte de la AFC. Y que esto sea un aliciente para el juego de la semana quince, ante las huestes de Brady, en el que por supuesto también espero la victoria de Pittsburgh para romper otro fantasma, como ya el equipo lo ha hecho en 1997 (ganando en temporada regular y en la ronda divisional de los playoffs), y los juegos de temporada regular de los años 2008 y 2011.

Foto 10-12-17 15 03 42.jpg

Foto 10-12-17 15 04 03.jpg

Vamos por más fantasmas por derrotar. Por más paradigmas que cambiar. ¡Claro que sí!

Nos leemos.

El Dato Renegado:

La última ocasión que Pittsburgh barrió la serie ante Ravens fue en la temporada 2008, ganando en la semana cuatro por marcador de 23-20 en tiempo extra y en la semana quince, por marcador de 13-9.

Curiosamente, esa campaña también derrotamos a los Patriots en la semana trece, con un contundente 33-10.

Y más aún, esa campaña se le ganó un tercer juego a los Ravens en el Juego de Campeonato de la AFC, por marcador de 23-14.

Y esa fue la campaña del último Super Bowl ganado por nuestros Steelers.

Anuncios

Categorías:Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.