Steelers: Lo bueno, lo malo y lo feo (Semana 4)

-Por Carlos Ortega

Siempre es bueno ganar, pero cuando se gana a los Ratbirds la situación se vuelve además satisfactoria. Por un lado teníamos mucho tiempo sin ver ganar a los Steelers en Baltimore (desde aquella hazaña de Grandpa Charlie en 2012) pero además teníamos un poco más de tiempo sin ver ganar a los Steelers en Baltimore con Big Ben en los controles. De hecho antes de ayer, sólo habíamos visto a Ben ganar en la casa de los Ratbirds en 2 ocasiones: en 2008 y en 2010. Por cierto, en ambos casos la temporada culminó en el Super Bowl. Esperemos que esto sea augurio de lo que se viene para el equipo.

Pero vamos a lo nuestro:

LO BUENO

Le’VEON MUESTRA SIGNOS DE VIDA 

Después de 3 partidos para el olvido, en los cuales tuvo raquíticos promedios de yardas por acarreo y en los que nunca logró llegar a las 100 yds desde la línea de scrimmage, el domingo simplemente se destapó y nos recordó lo valioso que puede ser. Si bien es cierto que en 3 ocasiones fue tackleado para pérdida de yardas, también es cierto que terminó tocando el balón en 39 ocasiones para producir 186 yds (35 acarreos para 144 yds y 2 TDs, más 4 recepciones para 42 yds). Tal vez su promedio de 4.11 yds/att no es el mejor, pero eso es algo que esperemos va a mejorar con el tiempo.

Por supuesto que para lograr esto, se requirió de la ayuda de la OL abriendo huecos, e incluso a costa de sacrificar los números de Antonio Brown. Pero esto no se trata de lucimiento personal, se trata de que el equipo gane. Esta mejoría en Bell y en general en el juego terrestre (no olvidemos a Conner con sus 4 acarreos para 26 yds y un promedio de 6.5 yds/att) le dio la oportunidad de tener un día, si no bueno por lo menos no tan malo a Ben Roethlisberger. Ahora habrá que esperar que Bell y la OL confirmen esta mejoría en los siguientes partidos, especialmente contra un rival durísimo como los Chiefs en la semana 6.

LA DEFENSIVA, EL SELLO DE LA CASA

El domingo volvimos a ver algo que en los últimos años habíamos visto de manera esporádica: cuando la ofensiva no funciona, la defensiva emerge para cargar al equipo y llevarlo a la victoria. En esta ocasión, la defensiva se vio imponente en la primera mitad del partido y aunque en el 3er qtr tuvieron un titubeo que costó el único TD en contra (me refiero a la carrera de 50 yds de Collins que abrió la puerta al pase de TD a Wallace), en el 4o qtr cargó con el equipo, detuvo a los Ratbirds en su mejor momento y le dio tranquilidad a la ofensiva para que se recuperara y pusiera más puntos en el marcador.

Y dentro del brillo de la defensiva, hay que destacar lo hecho por Shazier que parecía multiplicarse por la cancha, Heyward que mantuvo la presión a Flacco y Hilton que tuvo un partido casi redondo (salvo algún pecadillo por ahí). También hay que destacar la importancia de los regresos de Tuitt y Watt. Y ni que decir de la defensiva secundaria que a pesar de la ausencia de Mitchell comienza a entenderse mejor, tan es así que los CBs externos (Burns y Haden) y los safeties (Wilcox y Davis) jugaron todos los snaps defensivos.

LO MALO

ESOS CASTIGOS

Si, ya no fueron los chingomil castigos que tuvieron contra Vikings o Browns, pero hubieron 8 castigos efectivos contra el equipo, y por desgracia los 8 castigos fueron en contra de la ofensiva. En esta ocasión no hubo castigos efectivos a la defensiva (los 2 que hubieron fueron declinados) y tampoco en ST. Lo peor de asunto es que de los 8 castigos ofensivos, 7 fueron cometidos por la OL y uno por JuJu Smith-Schuster (a quien ya se le está haciendo costumbre). De hecho el único integrante de la OL que no cometió ninguna infracción fue Ramon Foster. Villanueva tuvo uno (rudeza innecesaria), Hubbard dos (ambos por salida en falso), Pouncey uno (bloqueo ilegal) y DeCastro dos (una salida en falso y un holding). El problema con tantos castigos es que verdaderamente afectan las series ofensivas de manera importante. En la defensiva parece que han hecho la tarea, en ST también. Creo que Tomlin, Haley y sobretodo Munchack tienen que poner orden en este sentido.

¡¡AY HALEY!!

Durante la semana se habló de simplificar el plan de juego ofensivo en aras de buscar mejoras. Y así fue. Especialmente al principio del partido donde la ofensiva arrolló a la defensiva rival en base a carreras, pases “pala” y pases a las zonas cortas, y sobretodo involucrando a Bell. El problema viene en dos vertientes: por un lado la ejecución que falló al no poder capitalizar ofensivas largas que terminaran en 7 puntos y por el otro lado, la falta de ajustes por parte del OC Todd Haley además de un par de decisiones muy cuestionables, tanto por parte del propio Haley como de Ben. Y este tipo de fallas “contagiaron” a la defensiva que por momentos se dobló y el partido adquirió el tono dramático acostumbrado siendo que estaba resuelto.

Respecto a las decisiones, voy sólo con el ejemplo más significativo: tras la INT de Shazier en el 4o qtr los Steelers comienzan su ofensiva en la yarda 48 de Ravens, tras dos carreras de Bell, se ubican en la yarda 41 con 3er down y 3 por avanzar; en lugar de mandar una tercer carrera con Bell (o cambiarle el ritmo con Conner o Watson) o bien buscar un pase corto para buscar el 1er down y continuar con la ofensiva, bajando el reloj y buscando puntos, deciden mandar un pase a la zona de TD donde vuela a Bryant. Resultado: continúa el sufrimiento de ir ganando sólo por 10 puntos, aunque afortunadamente la defensiva volvió a sacar las castañas de fuego a Ben y Todd con la INT de Hilton tras el desvío de Shazier.

LO FEO

EL BERRINCHE DE AB

El domingo vimos una imagen que no vemos de manera habitual. Tras una jugada en la que quedó totalmente solo, Ben no vio a Antonio Brown y al salir de la cancha este se aventó un berrinche de antología. Azotó el contenedor de Gatorade, increpó a su OC cuando este trataba de calmarlo, en fin, todo un show. Al final le preguntaron por la escena y AB se limitó a decir que era un jugador apasionado. Esta declaración fue secundada por Ben y Bell quienes dijeron que Antonio es un jugador que siempre quiere el balón. Personalmente no justifico su reacción pero si la entiendo como producto de la frustración, después de tantas dobles y triples coberturas por fin se encuentra solo y no lo ve su QB. Obviamente ya la jauría encabezada por el idiota de Terry Bradshaw ya salió a crucificarlo ¿No recuerda el calvo ex-QB los berrinches que el mismo hacía en sus épocas como jugador? En fin, esperemos que le den vuelta a la página y no veamos más escenas como esta.

LO DESTACADO

JuJu Smith-Schuster tuvo 54 snaps en el partido por encima de los 48 snaps que tuvo Martavis Bryant. Además recibió su segundo pase de TD de la temporada y se unió a Louis Lipps como los únicos WRs novatos de los Steelers que reciben al menos 2 pases de TD en sus primeros 4 partidos.

EL DATO

Los Steelers acumulan 15 sacks en los primeros 4 partidos después de derribar 4 veces a Flacco. Las dos últimas veces que lograron alcanzar esta cantidad de sacks en los primeros 4 partidos de una temporada fueron en 2008 y 2005, y en ambas ocasiones se llegó al Super Bowl y se ganó.

**Images from Steelers.com**

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.