El futuro cercano: la vida sin Big Ben, ¿qué va a pasar?.

No sé si es por el clima, pero hoy me desperté con la idea de una temporada 2018 sin Ben Roethlisberger ni Le´Veon Bell en la ofensiva …creo que es hora de hablar de este ineludible tema: la vida post Big Ben.

El QB del equipo, Benjamin Roethlisberger, ha dejado muy claro que su estancia en Pittsburgh está terminando. Si bien a sus 35 años era lógico que el fin estaba cerca, no se tenía una noción de hasta dónde llegaría su deseo de jugar.  Sus declaraciones abrieron la caja de Pandora de las especulaciones: “es que Ben odia a Tomlin y a Haley”, pasando por “está cansado de perder vs Brady” o “es presión para que drafteen un TE” y varias otras.

Es imposible saber a ciencia cierta lo que para por su mente. Lo cierto, es que tiene contrato hasta el final de la temporada 2019 y que cada año hasta entonces estaremos esperando la confirmación de su regreso.

En palabras de Mike Tomlin, Kevin Colbert y Art Rooney II, este año (Draft 2017), comenzó el plan de contención hacia el retiro de Ben. ¿Qué podemos esperar del equipo?, en este artículo trataremos de desentrañar el camino a seguir.

 

¿Dónde estamos?

El dos veces ganador del Super Bowl, Ben Roethlisberger (Universidad de Miami Ohio) , fue el tercer QB y selección 11 global en el histórico Draft de 2004. Fueelegido después de Eli Manning (primera selección) y Philip Rivers (cuarta selección).

Rookie Ben

Ben en 2004 con el Embajador Dan Rooney (QDEP)

De acuerdo a Pro Football Reference, Ben ha jugado 13 temporadas con el equipo, disputando 185 partidos de temporada regular, iniciando 183 de ellos (fue suplente de Maddox en 2004 y de Landry Jones en 2015). Posee un récord de 123 victorias, 60 derrotas. Adicionalmente, ha disputado 20 partidos en postemporada con un récord  de 13 ganados y siete perdidos.

Ha lanzado para 46,814 yardas, 301 touchdowns, 160 intercepciones. Posee un 64% de pases completados y ha sido seleccionado a cinco Pro Bowls (07,11, 14, 15 y 16).

De manera unánime, las grandes figuras de la prensa lo señalan como un futuro miembro del Salón de la Fama, muchos de ellos aseguran que lo logrará en su primera nominación.

Ben now

Ben en 2017 con Art Rooney II

Ben posee un contrato que lo liga al equipo hasta el final de la temporada 2019, de acuerdo al sitio overthecap.com, en el 2017 recibirá $18, 200,000 (10% del presupuesto total del equipo), en el 2018 $23,200,000 (13% del presupuesto total del equipo) y en el 2019 la misma cantidad que en el 2018.

El equipo actualmente tiene a otros tres QBs bajo contrato:

Landry Jones (Oklahoma): Será su quinto año en la liga. Récord de 2-2 en partidos iniciados (ha jugado en 16). Ha lanzado 7 TDs, 6 intercepciones, 1071 yardas para un 60.3% de pases completos. Posee un contrato por dos años (2017 y 2018) con un valor de 2.2 millones por año.

Joshua Dobbs (Tennessee): Novato, con contrato hasta el 2020 con valor máximo de $2,999,124.

Bart Houston (Wisconsin): Novato, está bajo contrato por un año como UDFA por el mínimo de la liga $465,000.00. Aún en un escenario muy trágico, tiene un 1% de posibilidad de quedarse en el equipo al final del Training Camp.

 

¿Adónde vamos? (escenarios)

1.- Si Ben se retira este año:

a) El sucesor está en casa (Landry o Dobbs)

b) El sucesor llega vía Agencia libre (Garoppolo, Cousins, McCarron, etc)

c) El sucesor llega vía Draft (dependiendo la ronda aquí tenemos múltiples escenarios).

Como vemos no existen muchas opciones. Todas tienen complicaciones y una exigencia muy particular en todas las áreas del equipo. Ninguna es sencilla y todas son potencialmente catastróficas.

El riesgo y beneficio son inversamente proporcionales:

a) Si te quedas con un QB de casa

Sabemos no son QBs franquicia, serían game managers* arriesgas poco finaciera y logísticamente pero el potencial es menor. La búsqueda de un sucesor no se detendría pero el equipo gana tiempo y ahorra dinero.

b) Si buscas un QB agente libre

Sinónimo de game manager. Existe un potencial en esos QBs de generar más juego, pero financieramente es complicado y frenas el posible desarrollo de un QB de casa o novato. Al igual que en el caso anterior, ganas tiempo pero no se ahorra dinero.

c) Si buscas un QB franquicia en el Draft

El equipo tendrá que hipotecar el futuro inmediato de la franquicia apostando al menos tres selecciones de primera ronda (digamos 2018, 2019, y 2020) como mínimo, por una oportunidad de seleccionar un QB con valor de primera ronda. Tomando en cuenta que Pittsburgh no va a quedar fuera del top 6 de la temporada 2017, la idea de tomar al primer QB del Draft es virtualmente imposible a menos que registren al menos 12 derrotas en la temporada. Es una apuesta ENORME, con un potencial de éxito mayor en cuanto a talento, pero no te asegura el éxito.

 

*Game manager: es un QB de talento mediano que, arropado por un excelente grupo a su alrededor, te lleva a un Lombardi. Los casos más famosos son: Trent Dilfer con los Ravens del 2000,  Brad Johonson con Tampa Bay en el 2002, Bob Griese, quien ganó dos Super Bowls con Miami en los 70s al igual que Jim Plunkett con los Raiders.

 

Otra alternativa es continuar buscando QBs en rondas posteriores, pero conforme te alejas de la primera ronda, menores son sus posibilidades de encontrar un QB franquicia. Esta será una obra titánica para la directiva.

ARIIKCMTomar_khan_getty_dolphins

 

¿Qué tal probable es encontrar un QB franquicia en el Draft?

NFL_Draft_Generic

Aquí algunos datos al respecto, algunos proporcionados por Bob Labriola en un artículo de Steelers.com:

Desde 1998, 128 QBs han sido seleccionados en las rondas 4-7 del Draft. Sólo cinco pueden considerarse QBs exitosos: Hasselbeck (5ta ronda de 1998), Brady y Bulger (sexta ronda en el 2000), Cousins (4ta ronda 2012), Prescott (cuarta ronda 2016). De ese grupo únicamente dos pueden ser considerados QBs franquicia: Brady y Bulger.

Eso equivale a un 1.56% de probabilidad.

Desde 1998, 45 QBs han sido seleccionados en las rondas 2-3 del Draft. De ese grupo únicamente tres pueden ser considerados QBs franquicia: Drew Brees (segunda ronda 2001), Russell Wilson (tercera ronda 2012), Derek Carr (segunda ronda 2014).

Eso equivale a un 6.66% de probabilidad.

En primera ronda las cosas no son de color de rosa: por cada Manning hay varios Tebow o Ryan Leaf, por cada Roethlisberger hay un Gabbert o Ponder, por cada Luck hay un RGIII o E.J. Manuel.

¿Quiénes son QBs franquicia de última generación en primera ronda?: ¿Andrew Luck y Cam Newton? Cero anillos hasta ahora.

Conclusión.

Tenemos un año más antes de que el equipo entre de lleno a ejecutar el plan de transición. Hay que disfrutar cada minuto de Ben en el campo. Pero siendo sincero, desde este momento y hasta su retiro, cuando esté viendo cada pase de Big Ben, en el fondo de mi mente (y en la de millones de aficionados de Steelers) estará la idea de:

“El fin está cerca”.

 

El equipo debe estar listo y nosotros también.

 

images

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.