Draft 2017 y un dilema llamado Quarterback (Parte 01)

Inicia abril y con ello la cuenta regresiva para el Draft de este año. Cada uno de los 32 equipos de la NFL comienza a prepararse para reclutar a los mejores prospectos colegiales acorde a sus necesidades. Y claro, comienzan a surgir los comentarios aquí y allá, en torno a cuales son esas necesidades.

Ante todo, quien escribe quisiera acotar lo siguiente: personalmente no tengo dilema alguno respecto a lo que considero necesidad con mis Pittsburgh Steelers de cara al Draft 2017. Sigo pensando que apremia ir por un linebacker externo y por un cornerback, en la primera y segunda ronda respectivamente. Incluso podría considerar la posibilidad viceversa, es decir, esquinero en primera ronda y apoyador en segunda, por las razones que ya el buen Carlos Ortega expone en El orden de los factores…¿altera el pick?https://steelers360blog.wordpress.com/2017/03/31/opinion-el-orden-de-los-factores-altera-el-pick/

En cualquier caso, un quarterback ni por asomo me resulta una necesidad para utilizar las rondas altas en el Draft venidero. Para mi, la edad de James Harrison y de William Gay, la salida de Jarvis Jones y la poca profundidad en la posición de linebacker externo principalmente, son suficientes argumentos para lo que considero prioridades en este Draft. Pero como he comentado en ocasiones anteriores, no soy entrenador, directivo, mucho menos experto, así que esas decisiones las dejamos para quienes tienen más oficio en ello.

A manera de aclaración, por cierto, rondas altas para quien escribe son las tres primeras.

Volviendo al motivo de estas líneas, en días recientes han aparecido sin número de noticias y especulaciones relacionadas con el interés y visitas que se han realizado a algunos prospectos en esa posición (quarterback) y evidentemente se desató el morbo sobre que ya inició la búsqueda del sucesor de Ben Roethlisberger. Y que esa debe ser la prioridad dentro de las primeras selecciones colegiales de este año. Por ello, con sumo respeto a la diversidad de opiniones, me permito exponer la propia.

Foto 06-04-17 11 43 18.jpg

En principio, coincido en que ya Roethlisberger está por arrancar la parte final de su brillante carrera. Un poco por la edad pero mucho más por los golpes recibidos (consecuencia de su mecánica de juego, extendiendo jugadas y con todo el contacto físico que ello implica). Elementos que ya se notan, indudablemente. Pero también me resulta claro que le quedan al menos dos campañas en plenitud y con gran nivel (sobre todo con las armas ofensivas llamadas Antonio Brown y Le´Veon Bell). Vaya, para concluir su brillante carrera con algo similar a lo hecho por John Elway y sus Denver Broncos hace casi 20 años: si no con dos, al menos con un Super Bowl más a su ficha curricular.

Foto 06-04-17 11 46 57.jpg

Bajo este argumento (personal, reitero), creo que en el Draft 2017, se deben cubrir otras necesidades prioritarias del equipo para ser contendientes reales y no sólo aspirantes al Super Bowl. Y no creo que un quarterback a estas alturas sea lo que vaya a marcar esa diferencia.

Un paréntesis, en el cual vuelvo a mencionar a Elway. En 1992, los Broncos seleccionaron como primera selección colegial al quarterback Tommy Maddox, llamado entonces a ser el sucesor de las glorias del número 7 del equipo de Colorado. Esa selección causó cierta controversia en Elway, por el hecho de que en su opinión habían otras áreas que requerían cubrirse con las selecciones colegiales. Y aunque el tiempo habría de darle la razón, Elway actúo de manera profesional y fungió como mentor de Maddox durante los dos únicos años de éste en Denver. El resto de la historia, ya la conocemos. Fin del paréntesis.

Regresando al tema principal de este texto, en Pittsburgh, desde 1969 (año de la llegada de Chuck Noll como head coach) se han seleccionado 22 quarterbacks en el Draft, de los cuales solamente ocho fueron tomados en rondas altas. Increíble estadística, un tanto desconocida.

Por mero acervo histórico, los quarterbacks seleccionados por Pittsburgh a partir de 1969 son:

Foto 06-04-17 11 37 08.jpg

Pero, ¿cuál es el punto de mencionar la anterior estadística? Créanme que no es con afán o necedad alguna de llevar la contraria a quienes sienten que lo idóneo en el Draft venidero es seleccionar un quarterback en cualquiera de las rondas altas. Es simplemente poner en contexto los datos y números, simples y fríos números, que reflejen el impacto de aquellos que fueron seleccionados por los aurinegros en años anteriores. Por que estoy casi seguro que al menos la mitad de los enlistados son nombres desconocidos para muchos de los que tienen la amabilidad de leer este texto.

Ahora bien, para explicarme mejor y no hacer de esto una lectura tediosa, enfocaré las líneas que prosiguen bajo dos vertientes: primera, solamente en aquellos que hubiesen sido reclutados en rondas altas. Es decir, nada relacionado a los de cuarta ronda en adelante. La segunda, tampoco abundaré en Bradshaw y Roethlisberger, por obvias razones. Lo de ellos, es de sobra conocido.

Esto nos deja solamente con los siguientes personajes: Terry Hanratty, Mike Kruczek, Mark Malone, Bubby Brister, Neil O´Donnell y Kordell Stewart. Así las cosas, comencemos con el recorrido de cada uno de ellos.

Terry Hanratty llegó como un quarterback exitoso de Notre Dame. Además, era oriundo de Pensilvania. Mediáticamente, la perfecta primera selección para Steelers. Pero Noll tenía otros planes. Consideraba que la mejor forma de reconstruir la franquicia de la que recién había tomado las riendas, era fortaleciendo la defensiva. Y, pese a la presión, su primera selección en 1969 fue un tipo llamado Joe Greene. Hanratty participó en ocho juegos en su temporada de novato, cinco como titular y perdiendo igualmente cinco encuentros. En la campaña de 1970, inició en seis juegos ganando solamente dos de ellos, motivo por el cual perdió la titularidad ante el otro Terry, el de apellido Bradshaw, quien llegaba ese año como novato proveniente de Lousiana Tech. A partir de ahí y hasta 1975 (su último año en Pittsburgh) Hanratty solamente tuvo seis juegos iniciados, terminando su paso aurinegro de siete años con números pobres: 2,478 yardas, 24 touchdowns y 35 intercepciones. Finalizó su expectante pero efímera carrera como suplente en uno de los entonces equipos de expansión, los Tampa Bay Buccaneers.

Foto 06-04-17 11 44 09.jpg

Mike Kruczek llegó de Boston College y estuvo en el equipo solamente cuatro años, hasta 1979. En ese periodo inició seis encuentros y solamente tuvo 976 yardas, 0 touchdowns y 06 intercepciones. Lo único trascendente con Steelers fue que precisamente los seis encuentros en que fue titular (sustituyendo a un lesionado Terry Bradshaw) fueron en su año de novato y fueron victorias consecutivas para el equipo (ante Dolphins, Oilers en dos ocasiones, Bengals, Buccaneers y Colts) antes de caer en la final de Conferencia ante los eventuales Campeones del Super Bowl, los Oakland Raiders. Kruczek terminó su carrera como suplente con los Washington Redskins.

Foto 06-04-17 11 44 24.jpg

Mark Malone. Bueno, este señor es un caso único. Llamado a ser el sucesor de las glorias de Bradshaw (quien ya comenzaba a resentir los estragos de las batallas en el emparrillado), tuvo una estadía en Pittsburgh solamente de siete años desde su llegada como primera selección en 1980, proveniente de Arizona State. En ese lapso, inició solamente 46 encuentros, logrando 8,582 yardas, 54 touchdowns y 68 intercepciones. Números risorios para una primera selección con expectativa de suceder las glorias en la posición y del cual sólo puedo enumerar tres notas de importancia. La primera de ellas en la campaña de 1981, con su recepción de touchdown (la única de su carrera) de 90 yardas en la derrota 24-21 ante los Seattle Seahawks en la semana 10 (jugada que ocupa el segundo sitio en la historia de la franquicia dentro de las recepciones más largas que terminan en las diagonales); y las otras dos se dieron en la campaña de 1984: haber sido el quarterback del equipo que le dio la única derrota a los entonces poderosos San Francisco 49ers de Joe Montana (y con ello evitando que existiera un segundo equipo con temporada perfecta), así como también haber guiado a Pittsburgh al Juego de Campeonato de la AFC, que perdieron ante Dolphins (quienes a su vez, cual broma kafkiana, perdieron ante los gambusinos en el Super Bowl XIX). Lamentablemente la carrera de Malone estuvo marcada por lesiones, las cuales, muchos coincidimos, tuvieron su origen por jugar en sus inicios como receptor. Triste fin de un gran prospecto que terminó su carrera con los San Diego Chargers y los New York Jets.

Foto 06-04-17 11 44 37.jpg

Bueno, ya recorrimos datos y números de la mitad de aquellos que fueron seleccionados como quarterbacks en rondas altas por mis Steelers a partir de 1969. Ello con la finalidad de exponer una reflexión personal del por que no visualizo esa posición como prioritaria en las tres primeras rondas del Draft 2017. La otra mitad, la dejo para la segunda parte de este post.

Nos leemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s