2013 y el ocaso de un prometedor Draft en Pittsburgh (Parte 01)

Cierto, el título pudiera parecer exagerado. Más aún cuando del Draft 2013 emergió un tipo llamado Le´Veon Bell, nuestro flamante jugador franquicia este año. Pero, permítanme explicar el por qué de tan desalentador título.

Muchos de los que seguimos a Steelers podemos presumir que en 1974 tuvo lugar el mejor Draft de la historia no sólo de la franquicia, sino también de la NFL (algo que incluso es reconocido por personas que siguen a otros equipos), con la llegada de cuatro íconos, tetracampeones e integrantes del Salón de la Fama: Lynn Swann, Jack Lambert (el detonante para que quien escribe se haya prendado del equipo aurinegro), John Stallworth y Mike Webster. Y si a eso le agregamos la llegada como agente libre del también entonces novato, Donnie Shell, pues poco hay para debatir la relevancia de las contrataciones colegiales de Pittsburgh en 1974.

Foto 16-03-17 22 09 39.jpg

Desde entonces, son pocas las selecciones colegiales de un año concreto que han tenido en al menos tres de sus integrantes, si bien no el misticismo de aquel Draft de 1974, sí un impacto importante y trascendente en mis Steelers. Personalmente, como ejemplo de lo anterior, puedo citar el Draft de cinco años específicos:

1992 con Leon Searcy, Levon Kirkland, Joel Steed y Darren Perry, todos ellos pilares en el equipo que llegó a aquel Super Bowl XXX.

1994 con Breston Buckner, Jason Gildon y Myron Bell.

1998 con Alan Faneca, Hines Ward y Deshea Townsend, que fueran base del equipo campeón del Super Bowl XL.

2002 con Kendall Simmons, Antwaan Randle El, Larry Foote y Brett Keisel, también base de aquella victoria de Super Bowl ante Seahawks.

2007 con Lawrence Timmons (recientemente emigrado a Miami), LaMarr Woodley y William Gay, que fueron parte del equipo campeón del Super Bowl XLIII.

Han habido otros, cierto, pero me quedo con esos. Como apuntaba, el criterio personal fue que al menos tres de las selecciones de un Draft determinado hayan tenido un aporte trascendente con Steleers, sin tomar en cuenta lo valioso que hubiesen sido con algún otro equipo con el que jugaran después. Por ello es que no enlisté aquél Draft de 1987, del que surgieron dos monstruos de acero llamados Rod Woodson y Greg Lloyd, y del que surgieron también los enormes Thomas Everett y Hardy Nickerson, cuyos mejores años como profesionales se quedaron en Dallas y Tampa Bay respectivamente.

Tras esta antesala nostálgica, me permito poner en contexto el por qué del título de esta entrada.

El Draft del año 2013, para muchos, incluyéndome, tenía una altísima expectativa para formar la base de la reconstrucción de mis Steelers. Quizás un tanto exagerado de mi parte, pero sentí que era el Draft con el que se formaba la columna vertebral del equipo de Mike Tomlin (al menos las cuatro primeras selecciones); que era el Draft del equipo que iría quitando el estigma de que Pittsburgh era lo que era en esta década gracias al legado (innegable, por cierto) de Bill Cowher. Vaya, que era el Draft que daría el sello e identidad particular del equipo con el nuevo coach. Pero el tiempo transcurrió y las expectativas se fueron diluyendo, salvo una notable excepción y una inesperada y grata sorpresa.

La notable excepción, evidentemente lleva el nombre de Le´Veon Bell. El corredor oriundo de Michigan State, cuando fue seleccionado por el equipo como su segunda selección de ese 2013 (48 global), causó todo tipo de controversia: Que si su físico no era el mejor para el esquema de Pittsburgh, que si estaba en un nivel debajo de Eddie Lacy (seleccionado como segunda selección de los Packers, 61 global). Incluso llegué a leer que era el mayor desacierto de Colbert en muchos años. Vaya que el tiempo ha marcado como los desatinos estaban por otro lado.

Foto 16-03-17 14 44 29.jpg

Y la inesperada y grata sorpresa de ese Draft, es Vince Williams, apoyador interno egresado de Florida State, y que fue seleccionado por Steelers como segunda selección de sexta ronda (206 global). Jugador completo, cumplidor, que ha tenido en la paciencia y perseverancia sus principales cualidades, por que haber estado detrás de Lawrence Timmons, Ryan Shazier e incluso Sean Spence, fue un reto del que ha sabido salir avante. Y ahora, con la salida del gran Timmons a los Miami Dolphins, Vince toma la estafeta natural y se consagra como el gran compañero de Shazier en la línea media de linebackers.

Foto 16-03-17 14 44 50.jpg

Pero, ¿qué pasó con el resto?

Bueno, la respuesta personal a ese cuestionamiento, la realizaré en la segunda parte de este post, el día de mañana. No me avienten los tomatazos aún, jeje.

Nos leemos.

Anuncios

Categorías:Draft, Opinión

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.